Enlaces para accesibilidad

Emails robados: Clinton no se opone a las operaciones encubiertas

  • Voz de América - Redacción

Encuentro de 2012 entre Vladimir Putin y Hillary Clinton en los pasillos de la cumbre de la APEC en Vladivostok, Rusia.

Encuentro de 2012 entre Vladimir Putin y Hillary Clinton en los pasillos de la cumbre de la APEC en Vladivostok, Rusia.

Las revelaciones son parte de un discurso que pronunció en 2013 ante ejecutivos de la firma financiera Goldman Sachs, que ha sido filtrado por WikiLeaks.

Uno de los miles de correos robados a la campaña de Hillary Clinton revela que la candidata demócrata no tendría ningún problema en ordenar la ejecución de acciones encubiertas en el extranjero siempre y cuando no se filtren los detalles a los medios.

Las revelaciones son parte de un discurso que pronunció en 2013 ante ejecutivos de la firma financiera Goldman Sachs, que ha sido filtrado por WikiLeaks, y reproducido en parte por el New York Times.

Como secretaria de Estado, Clinton favoreció la opción de armar a la oposición siria para contrarrestar el apoyo ruso al dictador Bashar al-Assad aunque en ese entonces los rusos no habían entrado a participar directamente en el conflicto.

“Mi punto de vista era intervenir tan encubiertamente como fuera posible para Estados Unidos”, dijo Clinton a preguntas del mismo jefe ejecutivo de la firma, Lloyd C. Blankfein, que pagó $225.000 por el discurso. Pero luego reconoció que “solíamos ser mucho mejores en estas cosas que lo que somos ahora”.

Los discursos –aparentemente robados por la inteligencia rusa y entregados a la organización antisecretos—dejan entrever la forma en que Clinton encaraba los principales problemas mundiales y lo que pensaba de algunos de los líderes opuestos a Estados Unidos.

De acuerdo al Times, en los discursos hay referencias al presidente chino Xi Jinping, a quien claramente admira; al presidente ruso, Vladimir Putin, a quien claramente detesta; y al líder norcoreano, Kim Jong-un, cuyo empecinamiento en construir misiles y bombas nucleares considera como un riesgo “que no podemos ignorar”.

Otros correos divulgados anteriormente muestran intercambios entre los asesores de Clinton que discuten sobre los católicos, la falta de un mensaje claro de Clinton y sus debilidades en general de cara a las elecciones.

El domingo, el candidato a vicepresidente por el partido demócrata, Tim Kaine, dijo no dar crédito a ninguno de estos documentos filtrados “porque ni siquiera sé si son auténticos”, agregando que de todas maneras son “parte de un esfuerzo por parte de los rusos y de WikiLeaks” de influenciar la elección presidencial estadounidense.

XS
SM
MD
LG