Enlaces para accesibilidad

En Michoacán, defiéndase quien pueda

  • Voz de América - Redacción

Milicias cada vez más grandes han asumido el control de algunas ciudades en México, ante lo que consideran la "impotencia" del gobierno por garantizar seguridad a sus ciudadanos.

Milicias cada vez más grandes han asumido el control de algunas ciudades en México, ante lo que consideran la "impotencia" del gobierno por garantizar seguridad a sus ciudadanos.

Las tropas del Ejército mexicano se enfrentaron ante supuestas cuadrillas de vigilantes anti-drogas, grupos de autodefensa. Hay un número no determinado de muertos.

El gobierno federal intenta controlar la violencia en Michoacán, una zona del oeste de México conocida como “tierra caliente”, pero todo terminó en tragedia.

Ante la llegada del Ejército, grupos de supuestos ‘vigilantes ciudadanos’, fuertemente armados, quienes han asumido la protección de la ciudad ante los carteles de droga, se enfrentaron a las fuerzas armadas.

Miguel Ángel Osorio Chong, ministro del Interior de México, dijo que las tropas del gobierno se harían cargo de la seguridad en la región con el apoyo de las autoridades en el estado de Michoacán, e intentaron desarmar a los grupos de autodefensa.

Según testigos entrevistados por la agencia de noticias Associated Press, los civiles no se encontraban armados en el momento del enfrentamiento.

“¿Así quieren proteger al pueblo? No los queremos”, dijo Gloria Pérez Torres mientras se lamentaba sobre el cuerpo de su hermano Mario, de 56 años, una de las víctimas en la confrontación con militares.

Chong hizo un llamado a los grupos de vigilantes para que dejen el tema de la seguridad en manos del gobierno y regresen a sus actividades como ciudadanos. No obstante, Estanislao Beltrán, líder de la organización de autodefensa aseguró que no se desarmarán ya que están decididos a eliminar al llamado cartel de los Caballeros Templarios.

Opositores y críticos afirman que los grupos de vigilancia están respaldados por un cártel rival - un cargo que los vigilantes niegan.

Hasta ahora, las fuerzas del gobierno no habían interferido con estos grupos, a pesar de que poco a poco se extienden en más comunidades.

Las milicias civiles aseguraron que tienen rodeada la fortaleza del cartel de los Caballeros Templarios en Apatzingán, aumentando los temores de una sangrienta confrontación.

Por su parte el gobierno anunció que enviará más soldados a Michoacán para intentar aplacar la violencia.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG