Enlaces para accesibilidad

Violación en Maryland enardece debate migratorio

  • Voz de América - Redacción

Foto proporcionada por la policía del Condado de Montgomery de Henry Sánchez Milián, uno de los acusados de la violación en Rockville, Maryland.

La violación de una menor en el baño de una escuela secundaria de Rockville, Maryland a manos de dos estudiantes centroamericanos supuestamente indocumentados ha enardecido el debate sobre las políticas inmigratorias del presidente Donald Trump y la deportación de inmigrantes con antecedentes criminales.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, se refirió a los hechos el martes y los calificó de “chocantes, perturbadores, horrible y cualquier otra palabra que se pueda pensar”.

Apuntó además que la víctima es una niña de 14 años que vino a Estados Unidos de forma legal y fue violada por dos indocumentados, uno de los cuales ya había sido detenido en Texas y tiene orden de deportación

Los hechos ocurrieron el jueves de la semana pasada cuando los dos sospechosos —el guatemalteco Henry Sánchez Milián, de 18 años, y el salvadoreño José O. Montano, de 17, estudiantes del programa ESOL, en el que los recién llegados aprenden inglés— fue llevada a un baño de varones en la escuela y violada repetidamente.

Matthew Bourke, vocero del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), dijo en un comunicado que un agente de la Patrulla Fronteriza encontró a Sánchez en Texas en agosto. Se ordenó a Sánchez que compareciera ante un juez de inmigración, señaló Bourke, pero esa comparecencia no ha sido agendada. El ICE solicitó desde entonces una orden de detención contra Sánchez.

ICE declinó hablar sobre el estatus migratorio de Montano porque es menor de edad.

Según la denuncia, interpuesta por los padres de la víctima, Montano interceptó a la niña en un pasillo y fue Sánchez Milián quien la acorraló y la llevó por la fuerza hacia el baño.

La violación tuvo lugar mientras el gobernador de Maryland, el demócrata Larry Hogan, ha prometido vetar una legislación que limitaría al estado y a las autoridades condales cooperar en la ejecución de las leyes nacionales de inmigración.

No obstante, Hogan dijo en su cuenta de Facebook que ha pedido a las autoridades de Montgomery “cooperación completa” con las autoridades federales.

Curiosamente, la propuesta que promete vetar Hogan fue patrocinada por el senador estatal Víctor Ramírez, nacido en El Salvador.

El “Trust Act”, la ley de confianza, fue aprobada el lunes por la Cámara de Representantes de Maryland con 83 votos a favor y 55 en contra —dos menos que los necesarios para evitar el veto del gobernador— y será discutida esta semana en el senado estatal.

Ramírez dice que la legislación intenta proteger a la “vasta mayoría” de inmigrantes indocumentados respetuosos de la ley, y no a los que llegan a cometer crímenes despreciables.

Mientras tanto, Jack Smith, superintendente de Escuelas Públicas del condado de Montgomery, se manifestó contra la atención que se ha dado al estatus migratorio de los estudiantes acusados.

"Algunos tratan de convertir esto en un asunto de inmigración", dijo Smith el martes en una conferencia de prensa. "Nos gustaría cambiar la conversación".

Además de manifestar horror por el crimen y de asegurar reiteradamente a los padres que sus hijos están seguros en la escuela, Smith dijo: "Nosotros atendemos a cada estudiante que ingresa. No sólo es lo correcto, es la ley".

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG