Enlaces para accesibilidad

Exploran arte en videojuegos

  • Susan Logue

Las sofisticadas animaciones de hoy en día son testimonio de cómo los gráficos han mejorado desde Pac Man.

Las sofisticadas animaciones de hoy en día son testimonio de cómo los gráficos han mejorado desde Pac Man.

Los 80 videojuegos y sus consolas representados en la exhibición pertenecen todas a la colección privada de Chris Melissinos.

Una exposición recientemente abierta en una de las galerías del Museo Nacional de Arte Americano en Washington está provocando en los niños reacciones poco comunes entre los menores, cuando se trata de arte.

La exhibición, titulada “El Arte de los Videojuegos” hizo que Jacob Smith, de sólo seis años de edad, exclamara: “impresionante”, al entrar al lugar donde los visitantes pueden pasarla bien gratuitamente con cinco videojuegos proyectados en grandes pantallas.

Jacob se sintió afortunado de hallar allí uno de sus juegos favoritos, "Super Mario Brothers", y aunque no es un sitio para comprarlos, dijo sentirse muy entusiasmado porque lo llevaron a la exhibición.

La obsesión de Jacob y de otros menores es algo que Chris Melissinos, curador de la exposición, entiende muy bien. “Los videojuegos han estado presentes en mi vida desde que tengo memoria”, dice.

Los 80 videojuegos representados en la exhibición y las consolas utilizadas para jugarlos pertenecen a la colección privada de Melissinos, aunque fueron seleccionados con ayuda del público.

La creación de uno de estos juegos usualmente comienza con bocetos dibujados a lápiz, algunos de los cuales también están incluidos en la muestra. Además de las cinco estaciones interactivas de juego, hay una galería que reproduce 40 años de historia de este arte.

Las sofisticadas animaciones de hoy en día son testimonio de cómo los gráficos han mejorado desde que se vio por primera el juego Pac Man. Pero los visuales son sólo parte del atractivo.

Según explica Melissinos, también están incluidas narraciones interactivas, y uno de los cinco juegos a disposición del público, “Myst”, es de los primeros en presentar la historia desde el punto de vista del jugador.

Otro de los visitantes, Brad Pittack, de 32 años, dice que la exposición lo hizo sentirse nostálgico a la par de que pudo disfrutar de Flower, un nuevo juego “más relajante”.

Para Nathan Pierce, de 27 años, quien cuando no tiene trabajo se entretiene de 10 a 12 horas diarias con videojuegos, se trata de una “gran exposición”, confiesa, de la que no esperaba tanto.

La intención, dice Melissinos, es que cada quien descubra que los videojuegos eran mucho más de lo que ellos creían cuando los vieron por primera vez. “Que además de divertir son arte”, subraya.
XS
SM
MD
LG