Enlaces para accesibilidad

Usuarios de Airbnb se quejan de ley en Nueva York

  • Voz de América - Redacción

Airbnb protestó contra la ley bajo el argumento de que Nueva York favorece al sector hotelero a expensas de los ciudadanos.

Airbnb protestó contra la ley bajo el argumento de que Nueva York favorece al sector hotelero a expensas de los ciudadanos.

La legislación impone severas multas en contra de propietarios o arrendatarios que ofrecen o permitan que otros renten la totalidad del espacio habitable por menos de 30 días.

Una nueva ley en Nueva York que conlleva multas de hasta $7.500 dólares por arrendar apartamentos a corto plazo le está generado dolores de cabeza a los usuarios del popular servicio Airbnb.

La ley establece que los operadores comerciales que convierten múltiples apartamentos en, esencialmente, hoteles, son ilegales.

Pero quienes rentan a través de Airbnb, la aplicación para conseguir alojamiento barato en muchas ciudades del mundo, se sienten especialmente afectados por la medida.

La legislación impone severas multas en contra de propietarios o arrendatarios que ofrecen o permitan que otros renten la totalidad del espacio habitable por menos de 30 días, algo que ha sido ilegal en Nueva York durante varios años pero que antes no tenía sanciones tan severas.

Bajo la nueva ley, las personas aún pueden rentar porciones de sus viviendas, como una sola habitación o un sofá por menos de 30 días. Tampoco aplica a algunas residencias como viviendas unifamiliares o casas en conjuntos habitacionales.

Airbnb protestó contra la ley bajo el argumento de que Nueva York favorece al sector hotelero a expensas de los ciudadanos, por lo que interpuso una demanda para bloquear la medida.

Quienes están a favor afirman que era necesaria, que algunos dueños de propiedades ponen fuera de circulación apartamentos que podrían ser viviendas de residentes de la ciudad para hacerles espacio a los visitantes a corto plazo, lo que perjudica tanto a los hoteles neoyorquinos como al mercado de bienes raíces.

La oficina del fiscal general del estado, Eric Schneiderman, realizó una investigación de las rentas de Airbnb entre 2010 y 2014. Concluyó que el 72% de las unidades enlistadas en la ciudad de Nueva York eran ilegales y que el 36% de las rentas venían de operadores comerciales que conformaban tan solo el 6% de los anfitriones.

XS
SM
MD
LG