Enlaces para accesibilidad

Ferry: Un viaje en el tiempo

  • June Soth

El histórico ferry "White" conecta el río Potomac, en las cercanías de Washington, desde 1972.

El histórico ferry "White" conecta el río Potomac, en las cercanías de Washington, desde 1972.

Decenas de residentes de los estados de Virginia y Maryland utilizan un viejo ferry para acortar distancias o evitar el tráfico en su viaje a sus trabajos.

El ferry fue una vez un medio vital de transporte a través de los ríos.

En el río Potomac, por ejemplo, que atraviesa la región de Washington en la Bahía de Chesapeake en la costa este de Estados Unidos, hubo más de 100 transbordadores en funcionamiento.

Todos ellos han desaparecido, excepto uno. El histórico ferry llamado “White”, permanece en servicio desde finales de 1700, y todavía navega muy bien.
En un soleado sábado, varios automóviles emprenden el corto viaje en el barco bajo la atenta mirada del capitán.

Una vez los automotores están abordo, suben las bicicletas, como la del ciclista Lago Scott, quien juntos a sus amigos utiliza el ferry antes de comenzar a pedalear.
“Me encanta el ferry. Se siente como que es un viaje en el tiempo.

“Me encanta el ferry. Se siente como que es un viaje en el tiempo. Tienes la oportunidad de disfrutar de estar cerca del río mientras al mismo tiempo acortas la distancia del viaje que realizas”, dijo Scott.

“Lo mejor es que es nostálgico. No se actualiza. Se trata de un ferry del pasado que hace un muy buen trabajo”, agrega Kristen Wedemeyer, otro ciclista.

Desde que comenzó a correr en 1786, el transbordador “White” es un medio ampliamente utilizado para cruzar el río que separa Maryland y Virginia. Fue un punto de tránsito popular para las tropas durante la guerra civil estadounidense en 1860.

El barco, general Jubal A. Early, llevaba el nombre de un comandante confederado en la Guerra Civil.

Con el tiempo, el transbordador cambió de manos hasta que se convirtió en el negocio de la familia de Malcolm Brown, quienes lo poseen desde 1946.

“Mi padre llegó a casa de la Segunda Guerra Mundial, y él y otros compañeros se reunieron y compraron los derechos del ferry. En 1972, cuando regresé a casa del Ejército, me pidieron que me encargara personalmente del negocio. Yo realmente no quería, pero estuve de acuerdo en hacerlo por un año. Pero el negocio empezó a funcionar muy bien”, dijo Brown.

A medida que el negocio crecía, también lo hacía el barco. El primer ferry de Brown tenía capacidad para transportar tres automóviles. Luego fue sustituido por un barco de acero para 15 carros, y más tarde vino la actual embarcación con capacidad para 24 autos.
“Lo uso todos los días porque es mucho menos tráfico, es mucho menos dolor de cabeza para llegar al trabajo

“Lo uso todos los días porque es mucho menos tráfico, es mucho menos dolor de cabeza para llegar al trabajo. Lo he utilizado por los últimos ocho años”, asegura Bob Battcher.

Otro viajero, Kimberly Kempa, dice que el ferry “es mucho más rápido para llegar a donde tengo que ir. Y también es un paseo precioso”.

Ambos concuerdan en que los $5 dólares, de un viaje de ida, o los $8 dólares por la ida y vuelta, realmente valen la pena.

Cuatro capitanes, con licencia de transporte de pasajeros, se encargan de navegar el ferry en turnos que inician a las 5:00 de la mañana y finalizan a las 11:00 de la noche, todo el año.

A menos que un gran puente se construya en esta zona, improbable por el momento, el transbordador White se encargará de conectar ambos lados del río Potomac.
XS
SM
MD
LG