Enlaces para accesibilidad

"No me dejaré amedrentar por el imperio"

  • Voz de América - Redacción

El presidente Nicolás Maduro dijo que una llovizna que cayó durante la concentración en Caracas era agua bendita que les enviaba Hugo Chávez.

El presidente Nicolás Maduro dijo que una llovizna que cayó durante la concentración en Caracas era agua bendita que les enviaba Hugo Chávez.

El presidente venezolano Nicolás Maduro durante su discurso evocó a Hugo Chávez y dijo frente al Palacio de Miraflores haber logrado "controlar el ataque y garantizar la paz por ahora".

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo este martes que las autoridades han garantizado la paz y “contenido el ataque por ahora” de “las bandas fascistas” refiriéndose a las manifestaciones estudiantiles de la semana pasada reprimidas por el gobierno.

En una “concentración por la paz” convocada por el gobierno con simpatizantes, y en la que estuvo también presente al alto mando militar del país, dijo que los trabajadores venezolanos han sido agredidos estos días por grupos violentos paramilitares y felicitó a la policía nacional por su labor durante las sangrientas protestas.

Según Maduro, tras la revuelta popular de la semana pasada, el Departamento de Estado en Washington le comunicó tres exigencias: que se sentara a dialogar con la oposición, que liberara a todos los detenidos durante los disturbios, y que desistiera de las acciones judiciales contra el líder opositor Leopoldo López.

Si no, dijo Maduro, Washington le señaló que habría “graves consecuencias con ramificaciones internacionales para Venezuela”, pero “no ha nacido gobierno que pueda levantarme la voz y exigirme como presidente—señaló—sería un traidor a la memoria de Chávez si me dejo amedrentar por el imperio (EE.UU.). o cualquiera de sus lacayos”.

Maduro calificó a López, dirigente del partido Voluntad Popular quien se entregó hoy a las autoridades, de “líder de la derecha fascista venezolana” que tiene que responder ante la justicia por sus llamados “a la sedición” y por desconocer la Constitución venezolana.

Informó haber recibido la información de que “grupos extraños” intentaban matar al López para culpar luego al gobierno de su asesinato y desencadenar el caos político en el país. Según Maduro, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, fue en persona a casa de los padres del líder opositor para alertar a la familia.

Dijo que "el que se pase de la raya tiene que pagar ante la justicia sus abusos y la violencia", señaló que en Venezuela hay “plenas libertades políticas” y acusó al presidente de la vecina Colombia, Juan Manuel Santos, de entrometerse en los asuntos internos de Venezuela y de simpatizar “con los fascistas venezolanos”.

Advirtió que si un día ocurre un golpe de estado de la derecha o triunfa un “presidente burgués” y “Maduro no estuviera más en la presidencia” el pueblo venezolano se alzaría en armas y no habría ni una gota más de petróleo “para los gringos (estadounidenses) ni nadie”.

Maduro juró por el extinto presidente y su mentor Hugo Chávez que en apenas 10 meses que lleva gobernando lo que quiere es convivencia pacífica, progreso y prosperidad para su pueblo, y preguntó que “hasta cuándo” se va a seguir tolerando a la derecha venezolana.

Para homenajear al exgobernante, dijo que había decidido nombrar la faja petrolera del Orinoco, la mayor reserva de crudo conocida en el mundo, como Faja Petrolífera Hugo Chávez, e hizo que los manifestantes entonaran el himno nacional como “un canto de batalla”.

Maduro señaló que el voto mayoritario que ha demostrado el chavismo en las urnas hay que “practicarlo en la calle todos los días”, y se ufanó de que en Venezuela haya habido 19 elecciones en los últimos 15 años y que el oficialismo haya ganado, dijo, 18 de ellas.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG