Enlaces para accesibilidad

Venezuela y Cuba: "Una sola nación"

  • Voz de América - Redacción

Chávez tuvo como mentor político a Fidel Castro y también mantuvo estrechos nexos con su hermano, Raúl Castro.

Chávez tuvo como mentor político a Fidel Castro y también mantuvo estrechos nexos con su hermano, Raúl Castro.

El gobierno de La Habana tuvo en Hugo Chávez un aliado tan incondicional que muchos venezolanos daban por descontada la cubanización de su país.

Sin que muchos al principio lo advirtieran, el futuro de los venezolanos quedó atado al mismo derrotero seguido por los cubanos cuando Hugo Chávez llegó al Palacio de Gobierno de Miraflores, aunque la suerte del país no quedó incondicionalmente sujeta al modelo imperante en la isla hasta 2005, cuando el presidente afirmó por primera vez que Cuba y Venezuela eran “una sola nación”, con “una sola bandera”.

La notoria proximidad de ideas entre Chávez y el ex gobernante cubano Fidel Castro se había hecho pública desde fecha tan temprana como el 14 de diciembre de 1994, cuando el entonces teniente coronel esbozó en un discurso en el Aula Magna de la Universidad de La Habana las líneas generales de su futuro “proyecto bolivariano”.

Ya en el poder, cuando fue detenido por los militares y estuvo a punto de ser derrocado entre el 11 y el 13 de abril de 2002, el historiador Agustín Blanco revela en el libro titulado “Yo lo vi llorar”, según el testimonio del capitán Otto Gebauer, asignado entonces como custodio del presidente, que Chávez “lloraba pidiendo que lo sacaran a Cuba”.

Después de ese intento de golpe, fue el propio Fidel Castro quien se encargó primero de potenciar la alianza Habana-Caracas y diseñó una estrategia para conseguirlo, según reveló años después Uberto Mario Hernández, un exagente de la inteligencia cubana que estuvo involucrado en la implementación del llamado programa Barrio Adentro.

Con este programa lo que se buscó fue, bajo el indiscutiblemente generoso objetivo de brindar atención médica gratuita a los pobres, adoctrinar a millones de venezolanos para convertirlos en “revolucionarios” a imagen y semejanza de como se había hecho en la isla; en otras palabras, “cubanizar” a Venezuela.

Además de los médicos, enfermeras, y una oleada de funcionarios cubanos que empezaron a llegar a Caracas, hasta un número que se estimó en alrededor de 60 mil, en sentido inverso, rumbo a La Habana, también viajaron miles de jóvenes venezolanos para recibir instrucción ideológica.

Ya en octubre de 2007 durante una visita a la ciudad cubana de Santa Clara, Chávez dijo que ambos países "en el fondo” eran “un solo Gobierno", por lo que pronto los cubanos comenzaron a ocupar posiciones claves en Venezuela, en la educación, los deportes, la energía, los registros públicos, el ejército, los cuerpos de inteligencia, el Sistema Nacional de Identificación, y los servicios de seguridad a cargo de la protección del presidente.

En virtud de convenios de cooperación integral renovados en 2010, Cuba ha recibido al menos 100.000 barriles de petróleo diariamente, y entre otros grandes proyectos, Venezuela se involucró en la rehabilitación del puerto cubano de Cienfuegos, la modernización de una refinería y el tendido de un cable de fibra óptica hasta la isla, al costo de unos $70 millones de dólares.

En abril de ese mismo año, cuando el sucesor de Fidel Castro, su hermano Raúl, estuvo de visita tres días en Venezuela, la presencia cubana en casi todos los sectores eran tan profunda, que antes de partir de regreso a la isla el general declaró que la “hermandad” bilateral crecía tanto que día tras día los dos países eran más “la misma cosa”.

Ese mismo mes pasó a retiro el general Antonio Rivero, ex jefe de Estado Mayor de una división del ejército venezolano, quien denunció haber pedido su baja debido a la “intromisión” de altos militares cubanos en sitios importantes de la Fuerza Armada, en detrimento de la seguridad del país.

Según opositores venezolanos, Chávez apuntaló la economía de la isla con al menos $5.000 millones de dólares anuales en asistencia, una magnitud no vista desde que tras el desplome de la Unión Soviética, Moscú dejó de subvencionar a Castro como su aliado del Caribe.

En agosto de 2011, el periodista Mario Villegas afirmó en su columna “Puño y Letra” publicada en Diario 2001 que el grado de subordinación de Chávez a Cuba era tal que una vez escuchó al mandatario decir que Fidel Castro le había informado con exactitud en qué bancos estaban depositadas y a cuánto ascendían las reservas en divisas de Venezuela.

En noviembre de ese mismo año, el diario El Nacional reveló en Caracas haber tenido acceso a documentos de un convenio secreto en virtud del cual Chávez concedió a una empresa del gobierno cubano la potestad de emitir y controlar cédulas de identidad venezolanas, así como “documentos en sedes consulares y misiones de Venezuela en el exterior”.

Desde principios de 2010, una encuesta de la firma Datanálisis puso de manifiesto que el 92 por ciento de los venezolanos rechazaba los planes de que Venezuela siguiera el camino de la “cubanización”.

La peor imagen de esa subordinación la dio el propio Chávez en su lecho de enfermo en Cuba y no en Venezuela, cuando muchos ya daban por seguro que no tenía salvación ni estaba en condiciones de gobernar. Durante semanas, los venezolanos percibieron que las órdenes al país no estaban siendo impartidas por el presidente desde su hospital ni por los chavistas desde Caracas, sino por el gobierno de Castro desde La Habana.

http://www.voanoticias.com/content/venezuela_chavez_cuba_castro/1614047.html
XS
SM
MD
LG