Enlaces para accesibilidad

Fedecámaras advierte sobre ruta incorrecta


Jorge Roig, presidente de Fedecámaras llama al gobierno de Maduro a corregir la ruta económica de Venezuela

Jorge Roig, presidente de Fedecámaras llama al gobierno de Maduro a corregir la ruta económica de Venezuela

La empresa privada de Venezuela advierte que el costo de las medidas económicas será mayor para todos los venezolanos si no se toman a tiempo.

En abril pasado el sector empresarial privado representado en Fedecámaras, decidió atender el llamado a un diálogo del gobierno del presidente Nicolás Maduro como vía de encuentro para soluciones a los problemas que aquejan a los venezolanos.

Dos meses después pareciera no haber ninguna solución concreta. La Voz de América conversó con el presidente de la organización gremial empresarial, Jorge Roig, quién habló, desde su perspectiva, sobre las urgencias que tiene Venezuela

¿Qué es lo urgente para superar la crisis que vive Venezuela?

Desde abril que fuimos convocados a Miraflores ha habido cambios y en primer lugar cualitativos. El solo reconocimiento de la ausencia de diálogo después de 15 años entre el gobierno y el sector empresarial ya es un hecho relevante que tenemos que reconocer. Pero tenemos mucho menos logros en los aspectos cuantitativos del diálogo. Después de haber tenido una exposición mediática y de haber ido a Miraflores para reconocernos el uno al otro, no ha habido la continuidad de un diálogo que fuera sin prejuicios, con confianza, donde vayamos desarticulando los problemas estructurales que tiene la economía venezolana. Ha habido avances con la implantación de un sistema de cambio alternativo como el SICAD, que no funciona todo lo bien que quisiéramos, pero hay que reconocer que tenemos un método legalizado para comprar divisas. Hay reconocimiento de precios en algunos que estaban rezagados desde hace tres años; ha habido un nuevo sistema de exportaciones que es más competitivo que el anterior. Pero el aspecto medular, el estudio de las profundas consecuencias que tiene el seguir insistiendo en un modelo que privilegie las importaciones y que centraliza la economía todavía no se ha tocado. Lo urgente es que las circunstancias se están imponiendo, la ruta por la que vamos es incorrecta, el camino que recorremos es incorrecto. Las circunstancias económicas luego de 90 días están peor que cuando fuimos a Miraflores. Se refleja no solo en los indicadores fundamentales como la inflación y el desabastecimiento, sino en el propio modelo ha venido avanzando de una forma donde las cadenas de producción están rotas, no se consiguen los productos elementales. El tema urgente son medidas de carácter integral. Hay que establecer prioridades a discutir medidas gruesas como el aumento de la gasolina, la disciplina fiscal, el cese del financiamiento del gasto público por el Banco Central.


¿Cuáles son las propuestas que hace Fedecámaras al país, pero que también son dirigidas al gobierno del presidente Nicolás Maduro?

En efecto, el destinatario de nuestra propuesta final es el presidente Nicolás Maduro. No solamente demandamos insumos y protestamos por divisas, también estamos pensando en un mejor país.

¿Cuál es la clave de la propuesta que hace el sector empresarial ante las necesidades de Venezuela?

Este es un punto de quiebre para la economía venezolana. Debemos tomar hoy las decisiones porque después van a ser muchísimo más costosas.

Si es un punto de quiebre como señala, y el presidente Maduro ha dicho que es él quien decide las políticas económicas ¿Es él el responsable de este punto de quiebre?

Desde el punto de vista político es bueno asumir que el presidente de la república está responsabilizándose por la buena marcha económica del país. Eso no había ocurrido antes. Se deslizaban las culpas y responsabilidades entre los diversos ministros de turno, que con lamentable velocidad se cambian con frecuencia y no tenemos interlocutores válidos.

Pero lo hace en un contexto para salir al paso ante las críticas de quienes ha calificado como “izquierdistas trasnochados”…

En todo caso que bueno que haya él calificado de un “izquierda trasnochada” a quienes planificaron y ejecutaron un plan que nos tiene hundidos. Que lo haya calificado es un adelanto importante para recomponer la buena marcha del país. La segunda noticia que nos parece muy positiva es que tenemos un responsable para lo bueno y para lo malo. EL presidente asumió, con valentía política, que él es el responsable de lo que suceda en adelante.

¿En cuántos ejes se puede definir la propuesta presentada al país?

Destacamos seis sectores particulares. El primario que agrupa la ganadería y la agricultura; los sectores industria, comercio, telecomunicaciones, turismo; pero también hay propuesta en el sector energético hay propuestas. Quizás nos ha faltado un plan financiero, que la banca intervenga también y pudiera establecer algunos lineamientos en materia de estrategia financiera que hacen falta para el país. No nos hemos olvidado de ellos pero queremos validarlos con la Asociación Bancaria.

¿Cree que los problemas internos dentro del oficialismo pudieran afectar la toma de decisiones que en materia económica urgen para el país, tal y como lo ha señalado?

Las contradicciones en un equipo de gobierno siempre son negativas para los cambios económicos. Pero estamos en una situación en la que no solamente hay contradicciones entre una oposición y un equipo de gobierno; vemos que hay contradicciones internas en la oposición en la manera de definir su país, y ahora a lo interno del equipo de gobierno. En el medio de esas inconsistencias estamos los empresarios que pagamos los platos rotos de un país que no termina de ponerse de acuerdo. Nuestro papel es seguir avanzando y trabajando por el país.

¿Hay indicios que permitan presumir en este momento que se desinfla la hipótesis de la guerra económica planteada por el gobierno del presidente Nicolás Maduro, sobre la cual ha sustentado lo que él llama la “nueva ofensiva económica”?

El propio lenguaje de “ofensiva económica” no nos gusta. Hubiéramos preferido “plan de incentivos económicos para reactivar el aparato productivo”. Lamentablemente, para el gobierno, nunca fue comprado absolutamente el tema de la guerra económica. Es evidente que hay un grupo de afectos al gobierno capaz de comprar los argumentos gubernamentales para justificar un fracaso económico, pero eso no alcanza el 30% de sus seguidores. El resto del país está persuadido de que los problemas que tenemos son por la mala aplicación de políticas económicas y que lo que hace falta es un cambio de modelo.

¿Creen que va a ser aceptada por el presidente esta propuesta que hacen sobre los cambios requeridos en la economía venezolana?

Contrariamente a la carta del exministro Giordani lo que hacemos es una propuesta como muchas otras. El gobierno es quien tiene que decidir si la toma en cuenta o no. Pero también será responsable de hacer o no lo que planteamos. Nuestra percepción es que si hace lo que proponemos al país le va a ir mejor, pero siempre la decisión será del gobierno y también será el responsable.

XS
SM
MD
LG