Enlaces para accesibilidad

Uruguay: el “secuestro exprés”

  • Federica Narancio

Lo cierto es que aunque en Uruguay la violencia aún es baja, la percepción de inseguridad de los uruguayos va en aumento.

Lo cierto es que aunque en Uruguay la violencia aún es baja, la percepción de inseguridad de los uruguayos va en aumento.

La sociedad uruguaya está preocupada por una modalidad delictiva conocida como “secuestro exprés”, que irrumpió en el país con siete casos registrados entre fines de junio y principios de agosto.

Si bien los “secuestros exprés” son habituales en países más violentos de la región como Venezuela, Brasil o Argentina, esta modalidad es nueva en Uruguay.

Pero la sucesión de secuestros en poco más de un mes puso en estado de alerta al gobierno uruguayo, e incluso la OEA propuso ayudar al país con el envío de expertos colombianos que asesoren a la policía local. La ONU también ofreció su asesoramiento.

"Uruguay sigue siendo una excepción en la región en estos delitos y por eso ni la OEA ni la ONU quieren que esto se deteriore", remarcó el ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

Los casos registrados hasta ahora siguen un patrón similar: son perpetrados por jóvenes que abordan a sus víctimas cuando éstas están dentro de un automóvil aparcado, o a punto de subirse al coche. Acto seguido, los ladrones obligan a las víctimas a conducirlos a cajeros automáticos o a sus domicilios para robarles más dinero y bienes.

“Es una modalidad complicada, en general, porque el secuestrador no estudió a la víctima para hacerle eso. Es ocasional. El secuestrador ve una oportunidad y la aprovecha. Por eso, no es fácil de prevenir”, explicó a voanoticias.com Fernando Andión, codirector del Centro de Capacitación en Defensa Personal, una empresa uruguaya que ofrece capacitación en protección y seguridad personal, tanto a civiles como a policías y militares.

Andión dijo que esta modalidad no estaba implementada en Uruguay, pero en poco tiempo los delincuentes se dieron cuenta de que es una fórmula efectiva para robar sin ser detectados.

Sin embargo, resaltó que a diferencia de Brasil y Argentina –países vecinos a Uruguay–, estos secuestradores no forman parte de bandas organizadas.

“Estamos muy lejos en cuanto a los niveles de violencia que hay en otros países del mundo y de la región”, aseguró. “Desde el punto de vista técnico, la violencia aumentó poco en Uruguay en los últimos tres años; quizá más con respecto a los últimos 10 años. Pero ahora son hechos que se comunican más, y la gente se está dando cuenta de que Uruguay no es el país de hace 10 años”.

El experto en seguridad personal reconoció, no obstante, que “se están viendo cosas que antes no existían”, como los secuestros exprés, y que es importante trabajar en la prevención para evitar que la violencia escale.

“Trabajamos mucho con Brasil y Argentina en capacitaciones, y ellos nos dicen: ‘Ojalá no les pase lo mismo que a nosotros’. Hay señales de que se está dando el mismo proceso que vivieron nuestros vecinos. Así empezó y la situación se solidificó”, dijo.

Percepción de inseguridad en aumento

Lo cierto es que aunque en Uruguay la violencia aún es baja, la percepción de inseguridad de los uruguayos va en aumento y Andión lo nota en su empresa, donde recibe muchas más consultas que antes.

En su Centro de Capacitación en Defensa Personal –que tiene la representación en Uruguay de organizaciones como la C.A.T.I., de Brasil, la S.O.G. Internacional de Francia y I.S.A. de Israel– entrenaron, en lo que va del año, a 120 alumnos “civiles”. El año pasado, hasta el mismo período habían entrenado a 40 alumnos y el primer año que se establecieron como centro, a unos 20.

A principios de este año, con el sonado secuestro del empresario uruguayo Ignacio Rospide –que no fue exprés ya que duró 24 horas– Andión dijo que cambió el perfil del cliente que solicita el curso de capacitación de su empresa.

“Antes los alumnos eran, en su mayoría, de clase media y baja. Se sentían más expuestos al salir del trabajo por la noche y caminar para tomarse el ómnibus”, contó.

“Ahora hay más gente de perfil empresarial que se preocupa por su seguridad. Eran de los que decían ‘acá no pasa nada’, y no se sentían vulnerables porque tienen alarmas en sus casas, guardias y andan en autos. Pero ahora, con el secuestro de Rospide, se dieron cuenta de que les puede pasar”.

Prevención y recomendaciones

Andión recomendó como sistema de prevención que las personas estén atentas y no se expongan a ciertos riesgos.

“Deben evitar andar por lugares oscuros, poco transitados, y quedarse adentro del vehículo aparcado en la calle, hablando por celular, por ejemplo. Que esperen a llegar a sus casas para hablar por celular. Un auto en movilidad es más difícil de ser abordado”, explicó.

Si la persona llega a ser víctima de un secuestro exprés, Andión dijo que “el tiempo debe jugar a su favor para que resuelva la situación lo antes posible”.

XS
SM
MD
LG