Enlaces para accesibilidad

Uruguay celebra la Noche de la Nostalgia

  • Federica Narancio

Las fiestas pasan oldies de The Beatles, Bee Gees, Abba, y de artistas rioplatenses como Palito Ortega, Nito Mestre, Los Iracundos y Vilma Palma.

Las fiestas pasan oldies de The Beatles, Bee Gees, Abba, y de artistas rioplatenses como Palito Ortega, Nito Mestre, Los Iracundos y Vilma Palma.

La Noche de la Nostalgia fue creada por un disc jockey uruguayo en 1978 y desde ese entonces se realiza todos los años el 24 de agosto.

Esta noche, miles de uruguayos rescatarán de sus guardarropas los pantalones oxford y las camisas con figuras geométricas para salir a bailar en la Noche de la Nostalgia, un evento que revive la música de los años 60, 70 y 80.

El “padre” de la Noche de la Nostalgia es el disc jockey Pablo Lecueder, quien realizó la fiesta por primera vez en 1978 en una discoteca llamada Ton Ton y tuvo tanto éxito que la repitió año tras año en el boliche más “top” de Montevideo, Zum Zum.

El fenómeno comenzó a extenderse a otras discotecas que se sumaron a la movida con su noche de los recuerdos. El 24 de agosto fue institucionalizado como el día para esta fiesta, ya que al día siguiente es feriado en Uruguay (el Día de la Independencia nacional).

Este año, se realizarán cerca de 70 eventos con cenas, cena show y discoteca en varios locales bailables de Montevideo con entradas que cuestan desde unos US$ 100 a US$ 6 por persona. En el interior del país también habrá decenas de fiestas en discotecas, clubs y hoteles de varios departamentos.

Se estima que más de medio millón de uruguayos saldrán a bailar al son de The Beatles, Bee Gees, Abba, Creedence Clearwater Revival, y oldies de artistas rioplatenses como Los Náufragos, Nito Mestre, Los Iracundos, Palito Ortega y Los Shakers.

“Es una fiesta en la que el pueblo sale a la calle a disfrutar de éxitos inolvidables”, dijo a la Voz de América el emblemático disc jockey Henry Mullins, quien es uno de los referentes de la Noche de la Nostalgia y musicaliza este evento desde hace casi 30 años.

Mullins dijo que aún después de tantos años, no se cansa de repetir el rito todos los años. Esta noche, también pasará música en una fiesta en Montevideo.

“Me siento realmente cómodo y me encanta reencontrarme con mis clientes de Lancelot, de Zum Zum, del Banco República y de tantos otros boliches donde pasaba música”, aseguró.

“La gente de esa época es muy respetable, los jóvenes de hoy han perdido los valores”, consideró.

Este comentario, típico entre los disc jockeys uruguayos de la vieja guardia, resume en cierta medida el espíritu de esta noche: es una fiesta para las generaciones mayores, para aquellos que proclaman que todo tiempo pasado fue mejor.

Por supuesto que no todos aquellos que tienen más de 50 años son nostálgicos a rajatabla. Es común que en vísperas de esta noche muchas personas se quejen entre familiares y amigos o en foros de Internet, programas de radio y televisión que los uruguayos sean tan adeptos a rememorar.

También hay una movida anti-nostálgica que con los años tomó fuerza, especialmente entre las generaciones más jóvenes. Incluso hay fiestas hechas para ellos.

Reíte de la Nostalgia, por ejemplo, es una fiesta que se realiza desde hace siete años y que atrae a un público que ronda entre los 20 y los 30. La propuesta es “reírse” de los hits de los 90 de dudoso gusto, que ahora avergüenzan a aquellos que los bailaron, según explicó la creadora de la fiesta, la disc jockey Paola Dalto.

“Siempre digo que esta es la noche en la que arruino mi reputación”, bromeó Dalto.

“La música está orientada a los hits bizarros de artistas tipo Machito Ponce, Vilma Palma, Loco Mía. El pop también es cosa seria dentro de la fiesta. Pasamos los primeros éxitos de Britney Spears, Spice Girls o canciones no tan buenas de Jennifer López”.

Otra de las consignas de la fiesta es que las personas vayan disfrazadas, una propuesta que divierte mucho, según Dalto.

“Creo que la fiesta es un poco anti-nostálgica en el sentido de que no hacemos el ejercicio de la nostalgia tan natural para el uruguayo, que recuerda todo el tiempo. No estamos de acuerdo con eso. De todas maneras, en las radios suenan old hits todo el tiempo, por eso no entendemos que hoy vuelvan a pasar esa música”, dijo la disc jockey.

La primera vez que hizo la fiesta entre un grupo de amigos en una galería de Montevideo fueron 300 personas, mucho más de lo esperado, recordó Dalto. En los últimos años, la cifra llegó a cerca de 2.000 personas, aseguró.

Aquellos que hoy se ríen de la nostalgia quizá la celebren dentro de 20 años. Consultada al respecto, Dalto se río y dijo “quizá sí”.

XS
SM
MD
LG