Enlaces para accesibilidad

Países pobres mejor que ricos


Estados Unidos fue la excepción entre los países industrializados, con un aumento en el flujo de inversiones.

Estados Unidos fue la excepción entre los países industrializados, con un aumento en el flujo de inversiones.

Un informe de la UNCTAD dice que en el 2010 atrajeron en conjunto más inversión externa que las naciones desarrolladas.

La recuperación económica de los países en vías de desarrollo es mucho más fuerte que en las naciones ricas, según se desprende de un informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

De acuerdo con el organismo, por primera vez los países en desarrollo y las llamadas economías en transición atrajeron más inversiones extranjeras que los estados industrializados, en el 2010.

Las cifras proporcionadas por UNCTAD muestran que los países de América Latina, el sudeste y el este de Asia atrajeron fuertes flujos de inversiones, entre los que se destaca China con 100.000 millones de dólares.

América Latina alcanzó 141.100 millones de dólares en flujos de inversiones, un aumento de 21,1 por ciento, en tanto que Africa se vio afectada y en total registró flujos a la baja de 14,4 por ciento.

Los países industrializados vieron en conjunto decrecer su flujo de inversiones extranjeras directas 6,9 por ciento en 2010.

Europa tuvo inversiones en retroceso respecto al año anterior de cerca del 20 por ciento, a 289.800 millones de dólares. Y Japón también vio una caída de 83,4 por ciento, a 2.000 millones de dólares.

La excepción fue EE.UU., donde subieron 43,3 por ciento a 186.100 millones de dólares, principalmente debido a una importante reactivación económica.

Según la UNCTAD, globalmente hablando, los flujos de inversión extranjera directa siguen situados 25 por ciento por debajo de los niveles anteriores a la crisis, en 2005-2007.

El pronóstico del organismo sin embargo es que este año subirán entre 1,3 y 1,5 billones de dólares, con un crecimiento aún retenido por la recuperación económica desigual, el proteccionismo de las inversiones, la volatilidad monetaria y las preocupaciones sobre la deuda soberana de varios países.

XS
SM
MD
LG