Enlaces para accesibilidad

UNASUR y la seguridad continental


Las islas Malvinas siguen siendo un reclamo para Argentina, un territorio ocupado por Gran Brataña a las que denominan Falkland.

Las islas Malvinas siguen siendo un reclamo para Argentina, un territorio ocupado por Gran Brataña a las que denominan Falkland.

La secretaria general de la UNASUR, María Emma Mejía, dijo que “es fundamental avanzar en acuerdos de integración”.

Los países miembros de la Unión de Naciones del Sur (UNASUR), decidieron formar un Centro de Estudios Estratégicos de la Defensa (CEED), con sede en la ciudad de Buenos Aires.

El objetivo es proteger a las naciones de los ataques externos y custodiar los recursos naturales de la región que concentra el 30 % de las riquezas mundiales en reservas de agua potable, petróleo, gas, minerales y alimentos.

Los mandatarios, ministros de Defensa y militares, coincidieron en la necesidad de reconsiderar el Tratado Interamericano de Asistencia Reciproca (TIAR), un acuerdo de defensa que establecía que ante la agresión de cualquier país –de otro continente- había que asistir a un país americano. Este acuerdo no se respetó en 1982 en la guerra de Malvinas entre Argentina y el Reino Unido.

La secretaria general de la UNASUR, María Emma Mejía, dijo que “es fundamental avanzar en acuerdos de integración”.

“No podemos tener progresos en infraestructura, energía, biodiversidad si además, ligado a eso, no tenemos, también un gran esfuerzo en defensa común, un acuerdo que nos afiance como zona de seguridad y de paz. Y por supuesto, el otro gran desafío que tenemos son las asimetrías sociales, porque todavía entre nuestros países hay diferencias muy profundas y por eso todos los esfuerzos que hagamos en consejos, en educación, tecnología, salud, ciencia” dijo Mejía. “Para ellos necesitamos las decisiones de nuestros presidentes, de nuestros ministros y de nuestros pueblos”, afirmó.

Brasil, Venezuela, Bolivia y Uruguay insistieron en la mesa de negociaciones en la necesidad de elaborar “nuevos y consensuados paradigmas de defensa que garanticen los intereses de la región”, aclaró el representante del Consejo de UNASUR, Rafael Follonier.

“El de defensa es uno de los acuerdos que más ha avanzado. Y eso es muy bueno porque es fundamental y estratégico para avanzar en la defensa de esta nueva soberanía nacional, popular y democrática de Sudamérica” dijo Follonier. “No alcanza con defender la soberanía de cada nación, sino la del conjunto. Porque los que tienen intereses contrarios a los nuestros, sobre nuestros recursos, sobre nuestra democracia, nuestro petróleo, nuestra agua, nuestros alimentos; no se fijan si somos un país u otro, miran el conjunto, que es Sudamérica”, afirmó Follonier.

Uno de los temas más críticos y que genera diferencias, es la prohibición a los buques o aviones militares o petroleros británicos cargar combustibles o suministros en el continente, en sus viajes a las Islas Malvinas, ya que el Reino Unido no ha respetado las resoluciones de las Naciones Unidas de sumarse a “una mesa de diálogo” con Argentina por la soberanía del archipiélago.

Tal como aclaró, el ministro de Defensa de Argentina, Antonio Puricelli, “donde estamos trabajando y donde UNASUR está haciendo un gran aporte, sobre todo Brasil y Uruguay, es la prohibición que aviones y buques ingleses militares o petroleros puedan recalar en nuestros puertos para cargar suministros. Evidentemente a ellos los complica; pero es una medida contra la usurpación de nuestras Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur”, concluyó.

XS
SM
MD
LG