Enlaces para accesibilidad

Una segunda vuelta con más certezas

  • Federica Narancio

En las plazas céntricas de Montevideo, comerciantes ambulantes venden las banderas de los distintos partidos.

En las plazas céntricas de Montevideo, comerciantes ambulantes venden las banderas de los distintos partidos.

En Uruguay se vive un clima electoral pacífico, puesto que las encuestas ya dan a un ganador: José Mujica, del Frente Amplio. Sus detractores, no obstante, no pierden las esperanzas de que salga su candidato, Luis A. Lacalle.

A un día del balotaje en Uruguay, los ciudadanos viven con menos alboroto la segunda vuelta electoral.

Ya no hay tantos coches con banderas políticas que congestionen la rambla de Montevideo, ni grupos de militantes que repartan listas de los candidatos. La ciudad no está empapelada de publicidades, como ocurrió previo a la primera vuelta el 25 de octubre.

Muchos uruguayos atribuyen el clima sosegado al hecho de que las encuestas dan como ganador al candidato de izquierda del Frente Amplio, José “Pepe” Mujica, por lo cual esta segunda vuelta no deparará sorpresas.

Pero aún así, sólo las urnas definirán quién será el próximo presidente. Hasta ese entonces, la idea de que Mujica esté tan cerca de llegar al poder despierta pasiones y odios en Uruguay.

Este ex guerrillero de 74 años es admirado por muchos por su estilo campechano y llano, cercano al uruguayo común y corriente. Sus detractores, en cambio, critican su pasado violento y no confían en el vuelco hacia el centro que dio durante la campaña electoral, pues el candidato también se caracteriza por ser imprevisible.

“Me gusta mucho el Pepe, habla francamente, no anda con tantos rodeos para decir una cosa”, dijo Andrés Aranda, de 62 años, que estaba haciendo un asado en un medio tanque parrillero en la calle.

“Eso es lo que llama a la gente. Es un tipo muy derecho. Y por eso, también, genera polémica, porque es muy franco”, consideró.

Graciela Garín, de 50 años, también votará al Frente Amplio. “Ya está más o menos claro el panorama, por eso hay mucha tranquilidad en las calles”, dijo a la Voz de América. “Voy a seguir con el gobierno y votar al Pepe porque es una persona con la que todo el mundo se siente identificado de una manera u otra”.

Entre los vecinos que salían a hacer sus mandados o a pasear por el Centro de Montevideo, también había algunos pocos militantes que cargaban con sus banderas y sus listas, en un último esfuerzo para atraer votantes antes del domingo.

“Mujica dice una cosa y después te dice otra, no tiene credibilidad. Ataca a la propiedad privada, que es un derecho inherente, a las personas, ataca al trabajo porque hace amiguismos políticos. Es un desastre”, dijo Flavia Martínez, de 42 años, que iba con una bandera del Partido Nacional, cuyo candidato a la presidencia es Luis A. Lacalle.

“Lacalle es un hombre de mucha coherencia y capacidad intelectual”, dijo.

“Mujica, en cambio, no está apto para ser presidente. Quiero recalcar algo importante: en la CNN y en otros países, nos preocupó mucho porque dijeron que Mujica es un candidato con 13 años de prisión y un ex terrorista, lo cual es verdad, y da una imagen negativa del país”, aseguró.

Martínez, que iba junto a Mary Silva, otra militante del Partido Nacional, dijo que no pierde las esperanzas para el domingo.

Silva, por su parte, dijo que están “emocionadas y con mucha esperanza, además pendientes de un resultado electoral que todavía está indefinido”.

Lo cierto es que estén a favor o en contra de Mujica, todos los uruguayos coincidieron en que la jornada electoral se vivirá con tranquilidad, como es propio de la cultura cívica del país.

Y cuando los resultados den al ganador, “cada uno festejará o se lamentará a su manera”, dijo Carmen Calvo, de 67 años, que estaba junto a su marido disfrutando del día soleado en la Plaza Independencia de Montevideo.

XS
SM
MD
LG