Enlaces para accesibilidad

Un telescopio que mira el pasado

  • George Putic

El telescopio estará equipado con tres cámaras infrarrojas, más sensibles que nunca, y un espejo primario formado por 18 segmentos hexagonales.

El telescopio estará equipado con tres cámaras infrarrojas, más sensibles que nunca, y un espejo primario formado por 18 segmentos hexagonales.

La luz demora miles de millones de años en llegar, por eso al mirar desde dónde viene, los científicos podrán conocer detalles de cómo era el universo antes.

Miles de millones de años luz de distancia de nosotros, es tan débil que pasa de estar en el espectro visible al segmento infrarrojo para convertirse en calor. Eso solo puede ser detectado por instrumentos enfriados hasta casi el cero absoluto.

La agencia espacial estadounidense NASA está construyendo un nuevo telescopio espacial que es increíble. En el Centro Espacial Goddard de la NASA, en las afueras de Washington, los ingenieros están construyendo este nuevo telescopio espacial infrarrojo nombrado por el segundo director de la NASA, James Webb.

Tienen la esperanza de que cuando sea utilizado en el año 2014, ayude a los astronautas a ver miles de millones de años luz en el pasado.

El responsable principal de este proyecto, el científico Jonathan Gardner, dice que sus espejos de 6,5 metros de ancho será capaz de detectar señales infrarrojas extremadamente sensibles, porque se lo mantendrá a una temperatura muy fría, cerca del cero absoluto. Una pantalla de radiador grande, del tamaño de una cancha de tenis, protegerá al telescopio del calor del sol y la tierra.

¿Cómo es eso de que los científicos serán capaces de mirar hacia el pasado?

Podemos ver en el tiempo porque la luz tarda en llegar de allá para acá. Así que, como vemos cada vez más lejos, demora más y más para que la luz llegue desde dónde se emite hasta aquí. Esto quiere decir que, de hecho, estamos mirando hacia el pasado cuando el universo era mucho más joven de lo que es hoy, cuando la luz fue emitida desde estas galaxias. Estamos mirando al universo cuando era más joven y estamos mirando hacia atrás casi hasta el Big Bang”, explicó Gardner.

Gardner dice que los científicos quieren saber cuándo fueron formadas las primeras galaxias. ¿Qué aspecto tenían? ¿Cuáles eran sus características? ¿Cómo eran las estrellas al nacer? Muchos también quieren ver si encuentran algo que todavía ni siquiera se sabe que existe.

El telescopio estará equipado con tres cámaras infrarrojas, más sensibles que nunca. Pero las partes más interesantes son los espejos recubiertos de oro que forman el espejo primario grande.

“El espejo primario está compuesto por 18 segmentos hexagonales, como se puede ver en el modelo. Cada uno de estos segmentos se pueden mover. Entonces mientras dure la misión, cuando esté en órbita, vamos a enviar órdenes para mover esos espejos y de esa manera podemos mantenerlos alineados, con el mismo enfoque”, dijo.

Jonathan Gardner dijo que el nuevo telescopio estará disponible para científicos de todo el mundo, cuyos proyectos serán seleccionados de acuerdo a su valor científico.

“Vamos a solicitar propuestas de los astrónomos. Cualquier astrónomo, en cualquier universidad, en cualquier país pueden escribir una propuesta de lo que quieren hacer con el telescopio. El comité, formado probablemente por cientos de astrónomos, considerará estas propuestas y elegir lo mejor que se ha hecho científicamente ese año”, dijo Gardner.

Gardner dijo que el proceso asegura que el telescopio esté participando de los mejores proyectos científicos, respondiendo las preguntas más importantes, pertinentes y actuales.

El nuevo telescopio está programado para ser lanzado al espacio en 2014, y se espera que funcione alrededor de 10 años. La esperanza de vida está limitada a la cantidad de combustible que tiene para ajustar periódicamente su posición en el espacio. El telescopio estará posicionado a un millón y medio kilómetros de la Tierra, de modo que los astronautas no podrán visitarlo y recargar su combustible.

XS
SM
MD
LG