Enlaces para accesibilidad

Última brigada de combate deja Irak


El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden y su esposa viajaron a Fort Drum, en Nueva York, para recibir a las tropas que regresan de Irak.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden y su esposa viajaron a Fort Drum, en Nueva York, para recibir a las tropas que regresan de Irak.

“Volvemos a casa”, era la exultante expresión que en forma reiterada gritaban los soldados integrantes de la última brigada "de combate" de Estados Unidos, que abandonó Irak al cruzar la frontera hacia Kuwait.

"La última cruzó alrededor de las seis de la mañana" hora local en Kuwait, confirmó el teniente coronel Eric Bloom.

Atrás quedaron casi siete años y medio desde la invasión liderada por las fuerzas estadounidenses y que llevó al derrocamiento de Saddam Hussein. La guerra, tanto por los enfrentamientos directos como por los atentados de los grupos terroristas, provocó la muerte de centenares de miles de personas. Más de 4.400 soldados estadounidenses murieron desde la invasión, así como más de 105 mil civiles iraquíes.

"Mi experiencia personal es que valió la pena. Pagamos un alto precio", dijo el sargento primero Christopher Hush, del 1er. Batallón del 116 regimiento de Infantería que salió hacia Kuwait a principios de esta semana.

Con el traspaso de las responsabilidades en materia de seguridad a las tropas de Irak, que fue concretada el pasado 7 de agosto, las tropas estadounidenses iniciaron un proceso de retirada del país y un cambio en el objetivo de sus operaciones.

El mayor general Stephen Lanza, portavoz del ejército estadounidense, dijo que la misión dejará el nombre "Operación Libertad Iraquí" para llamarse 'Operación Nuevo Amanecer', lo que implica una cambio de rumbo, "desde operaciones de combate a operaciones de estabilización".

Según destacaron las fuerzas armadas de Estados Unidos, unos 50.000 soldados permanecerán en territorio iraquí afectados a las tareas de "estabilización", dando entrenamiento y asesoramiento a las tropas iraquíes.

Retirada completa en 2011

De acuerdo con el compromiso asumido por el presidente estadounidense Barack Obama, con los votantes, las misiones de combate llegarán a su fin el 31 de agosto, lo cual ya fue adelantado con la salida de la última unidad “de combate”, y la retirada completa se concretará a fines del 2011.

El presidente Obama ha manifestado que desea que ningún soldado estadounidense siga en Irak después del 1º de enero del 2012, por lo cual le corresponderá a Irak asumir en forma completa las tareas de seguridad.

En la actualidad sin embargo, gran parte del material de guerra de Estados Unidos que está siendo retirado de Irak, así como muchos de los soldados, serán desplegados en Afganistán, donde las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) están combatiendo un resurgimiento de la insurgencia talibán.

La violencia sin embargo ha caído abruptamente desde su punto más alto en 2006 y 2007, cuando las tropas estadounidenses llegaron a sumar unos 170.000 efectivos.

Pero una resistente insurgencia sunita liderada por islamistas sigue llevando a cabo atentados devastadores e Irak continúa siendo un lugar frágil.

Sus líderes no han resulto aún una serie de asuntos políticos explosivos que fácilmente podrían provocar nuevos enfrentamientos, como las tensiones entre la mayoría árabe y la minoría kurda y la reconciliación entre sunitas y chiítas.

Tampoco han sido capaces de formar un nuevo gobierno cinco meses después de unas elecciones que no arrojaron un ganador claro, y las tensiones se han avivado por una serie de atentados suicidas obra de los insurgentes, que tratan de aprovechar el vacío de poder de cara al fin de la misión estadounidense.

XS
SM
MD
LG