Enlaces para accesibilidad

EE.UU. rechaza guerra de poder con Rusia

  • Voz de América - Redacción

Cañones de las fuerzas militares ucranianas cerca de la ciudad de Debaltsevo, donde se concentran las hostilidades con los separatistas prorrusos.

Cañones de las fuerzas militares ucranianas cerca de la ciudad de Debaltsevo, donde se concentran las hostilidades con los separatistas prorrusos.

Departamento de Estado señala que no es del interés de Ucrania ni del mundo entrar en una “guerra de poder” con Moscú por conflicto en el este ucraniano.

El Departamento de Estado de EE.UU. informó el martes que no estaba en los intereses de Ucrania o el mundo entrar en una guerra de poder con Rusia por el este de Ucrania, un comentario que sugiere que Washington no armaría a fuerzas ucranianas.

"Nuestra creencia aquí en la administración, y me sorprendería si los demás no están de acuerdo, es que entrar en una guerra de poder con Rusia no es algo que está en el interés de Ucrania o de la comunidad internacional", dijo la portavoz Jen Psaki a Reuters.

EE.UU. expresó estar "profundamente preocupado" por el deterioro en los alrededores de Debaltsevo, donde los rebeldes prorrusos y fuerzas militares ucranianas se negaron a retirar sus armas de la estratégica ciudad oriental.

Aunque el acuerdo de tregua que entró en vigor el domingo ha llevado a una disminución de las hostilidades en otros lugares, la lucha se ha intensificado en Debaltsevo, que es controlada por Kiev, pero rodeada por los separatistas.

El comandante rebelde Eduard Basurin dijo que los separatistas habían ganado el control de más del 80 por ciento del eje ferroviario del este de Ucrania. "Una limpieza de la ciudad está en marcha", añadió.

Sin embargo, fuentes castrenses en Kiev negaron que la ciudad, que tenía una población de 25 mil personas en tiempos de paz, pero ahora es un desierto, había caído, pero reconoció perder el control de algunas partes de ella.

También reconoció que algunos soldados ucranianos habían sido capturados en una emboscada, pero negó los informes rebeldes que hasta 300 efectivos se habían rendido o hechos prisioneros.

Bajo los términos del alto el fuego alcanzado la semana pasada en Minsk, Bielorrusia, ambas partes debían comenzar a retirar las armas pesadas de la ciudad. Pero a medida que pasó el plazo, cada lado insistió que no sería el primero en hacerlo.

"Tan pronto como los militantes hagan alto al fuego, la parte ucraniana comenzará a retirar las armas pesadas de la primera línea", dijo el portavoz militar ucraniano Anatoliy Stelmakh en comentarios televisados.

Rebeldes acusan derecho "moral"

Por su parte, el portavoz rebelde Denis Pushilin dijo a Reuters que los separatistas tienen el derecho "moral" para defender la ciudad, al que llamó "territorio interior".

También dijo que los rebeldes estaban listos para una retirada mutua, pero continuarán "respondiendo al fuego".

En una conversación telefónica con la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, condenó el aumento de los ataques de los rebeldes para tomar el control de Debaltsevo, llamándolo un "ataque cínico" en el acuerdo de alto el fuego negociado en Minsk la semana pasada.

"Hago un llamamiento a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para evitar nuevas violaciones ... y las operaciones militares a gran escala en el corazón de Europa", dijo, según Reuters.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG