Enlaces para accesibilidad

El “tweet” que sacudió al mundo

  • Doug Bernard

Los usuarios de las redes sociales deberían tomar algunos consejos de las guías periodísticas y no creerse todo lo que ven o leen.

Los usuarios de las redes sociales deberían tomar algunos consejos de las guías periodísticas y no creerse todo lo que ven o leen.

El “tweet” de un pastor estadounidense que llamó a quemar el Corán recorrió el mundo y demostró el poder de las redes sociales en nuestra era. Pero expertos alteran que no todo lo que uno ve es cierto.

Esta historia comenzó el 12 de julio de 2010 con un solo “tweet” publicado por un desconocido pastor de Florida.

Ese pastor es Terry Jones, quien lidera el Dove World Outreach Center, una pequeña iglesia en Cainesville.

Desde hace un tiempo ya Jones y su congregación de unas 30 personas han expresado públicamente sus opiniones negativas sobre el Islam. Incluso erigieron un cartel en la propiedad de la iglesia declarando que el “Islam es del diablo”.

El cartel generó algunas críticas y Jones se enojó. Esto lo motivó a utilizar Twitter para publicar un “tweet” en el que llamaba a bautizar el 11 de septiembre de 2010 como el “Día Internacional de Quemas del Corán”.

Un grupo de apoyo a su propuesta apareció en Facebook. Y pronto Jones comenzó a publicar videos en YouTube explicando su motivación para hacer la quema. Con pocos seguidores, sin dinero y nada más que una conexión a Internet, el mensaje de Jones se esparció por todo Estados Unidos.

Los medios tradicionales ignoraron la historia, pero no Internet. En pocos días, la página web Euro-Islam.info republicó los comentarios de Jones contra el Islam. La noticia llegó al Consejo de Relaciones Islámico-Estadounidenses, que condenó la idea del pastor en un comunicado de prensa enviado a los medios tradicionales. Y Jones terminó apareciendo en una entrevista con CNN.

Rápidamente, personas opuestas al plan de Jones se organizaron y utilizaron herramientas de Internet similares como Facebook. Pronto, se realizaron protestas alrededor del mundo. Los medios tradicionales ya no podían ignorar la historia, ¿pero cuánta cobertura debían darle a un desconocido con un mensaje tan extremista?

“Creo que la historia se repitió demasiadas veces en los medios”, dijo Kevin Smith de la Sociedad Profesional de Periodistas en una entrevista con voanoticias.com. “Pero ningún medio quiere ser el que no tiene la historia. Ahora, tienes Internet. Tienes bloggers, periodistas ciudadanos y amateurs que están allí proveyendo información. Y eso exacerba la situación”, dijo.

“Ahora no compites solamente con el periódico de la mañana y el noticiero de televisión de la tarde. Compites contra una multitud de individuos que están diseminando información sobre este tema”, explicó.

“Obviamente comenzó como un incidente pequeño en las redes sociales. Los medios tradicionales transmitieron la historia eventualmente y alcanzó una escala global”, dijo Lee Rainie, director del Pew Internet and American Life Project.

Rainie, que fue periodista, sabe cómo es que estas historias se diseminan. Pero consideró que este caso demuestra la era en la que vivimos, en la que el intercambio entre medios sociales y tradicionales puede generar o distorsionar las noticias.

Lo que hace falta son mejores filtros que nos digan qué es lo más importante, relevante e interesante para nuestras vidas, según Rainie. Pero la tecnología todavía no desarrolló ese filtro, explicó. Por eso ahora estamos en el medio de la tormenta, en un período de agitación que eventualmente se reordenará.

En el ínterin, los usuarios de las redes sociales deberían tomar algunos consejos de las guías periodísticas: sé escéptico acerca de lo que ves o escuchas, chequea la validez de una información, no importe qué tan confiable sea su fuente, y ábrase a nuevas perspectivas.

XS
SM
MD
LG