Enlaces para accesibilidad

Turquía: EE.UU. llama a la moderación

  • Voz de América - Redacción

Serios incidentes entre la policía y los manifestantes se siguen registrando en Ankaya y Estambul.

Serios incidentes entre la policía y los manifestantes se siguen registrando en Ankaya y Estambul.

Amnistía Internacional dijo que dos personas murieron y al menos, mil están heridas por los enfrentamientos con la policía.

El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, llamó a la calma este lunes en su país antes de partir en un viaje a Marruecos, y culpó a los que calificó de "elementos extremistas" por las protestas anti-gubernamentales de los últimos días.

La plaza Taksim de Estambul, estaba tranquila esta mañana aunque todavía quedaban carteles, restos de barreras y otros escombros tras días de protestas, consideradas como las mayores que se han visto en Turquía en años.

Las manifestaciones comenzaron con una demanda para que se detenga un plan de redesarrollo en un parque público, pero eventualmente se ampliaron para incluir críticas contra el gobierno del primer ministro Erdogan.

Este lunes de madrugada la policía de Estambul utilizó gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes, algunos de los cuales llegaron hasta las oficinas del premier turco.

La emblemática plaza de Taksim en Estambul fue ocupada el fin de semana por centenares de manifestantes que exigían la renuncia del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan.

En una arremetida violenta, la policía de Estambul intentó dispersar a los manifestantes, pero agravó la situación.

A juicio de Amnistía Internacional, dos personas murieron por la acción de las fuerzas oficiales y más de mil están lesionadas, sin embargo, el gobierno solo habla de 60 heridos, entre ellos 56 uniformados.

La protesta es directamente contra el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, y tiene como escenarios a Estambul y Ankara.

El presidente de Turquía, Abdulá Gül, hizo un llamado al "sentido común" y a la "calma", y consideró que las protestas habían alcanzado un nivel "inquietante".

"En una democracia, las reacciones deben ser expresadas (...) con sentido común, con calma, y los dirigentes deben movilizar sus esfuerzos para prestar oídos a las diferentes opiniones e inquietudes", dijo Gül.

Desde Washington, durante una rueda de prensa conjunta con su homólogo polaco Radoslaw Sikorski, el canciller estadounidense John Kerry se refirió a la situación en Turquía.

“Estados Unidos respalda la total libertad de expresión y reunión, incluyendo el derecho a realizar manifestaciones pacíficas porque eso es fundamental en cualquier democracia. Nos preocupan los reportes de uso excesivo de violencia por parte de la policía. Obviamente, esperamos que esos incidentes sean investigados exhaustivamente y que la fuerza policial muestre moderación ante ese tipo de incidentes”, sostuvo Kerry.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG