Enlaces para accesibilidad

Ivanka Trump acompaña a su padre en la Casa Blanca

  • Voz de América - Redacción

Ivanka Trump se ha comprometido "voluntariamente" a seguir las reglas éticas de la Casa Blanca a pesar de no ser formalmente una empleada por no estar en nómina.

Ivanka Trump se ha abierto paso en el centro de poder de la Casa Blanca, con una influencia creciente que puede ayudar a moderar las posiciones de su padre, pero también despierta dudas éticas sobre nepotismo y conflictos de interés.

Cuando Donald Trump asumió el poder en enero, Washington coqueteaba con el rumor de que su fotogénica hija mayor podría sustituir a su reacia esposa, Melania, en el papel de primera dama.

A Ivanka incluso le preguntaron, durante una entrevista en enero, si tendría una oficina en el ala este de la Casa Blanca, reservada a la primera dama.

Nadie sabía, por entonces, que la empresaria de 35 años ya tenía reservado un espacio en la cotizada ala oeste, a pocos pasos del Despacho Oval.

Esa oficina va acompañada de un permiso para acceder a información confidencial y a dispositivos gubernamentales de comunicación, según reveló esta semana su abogada, Jamie Gorelick.

La canciller alemana Angela Merkel se sienta junto a Ivanka Trump durante una reunión con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca en Washington, el viernes 17 de marzo de 2017.
La canciller alemana Angela Merkel se sienta junto a Ivanka Trump durante una reunión con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca en Washington, el viernes 17 de marzo de 2017.

Para no violar las leyes sobre nepotismo, la "primera hija" no recibirá un salario ni tendrá un cargo formal, pero asesorará a Trump en todo tipo de temas, aseguró Gorelick a la revista Político.

La noticia culmina una lenta conquista de poder que la hija favorita de Trump ha protagonizado desde el triunfo electoral de su padre en noviembre: ese mismo mes, Ivanka participó en una reunión con el líder japonés, Shinzo Abe, a pesar de los posibles conflictos de interés derivados de su empresa de ropa.

Desde entonces, Ivanka ha ido al teatro en Broadway con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau; se sentó al lado de la canciller alemana, Angela Merkel, durante su visita a la Casa Blanca; y se ha formado una cartera política propia en torno a los intereses de las mujeres trabajadoras y el cuidado infantil.

Pero el impacto de Ivanka no se limita a esos temas: es una integrante activa de uno de los dos grandes polos de poder en la actual Casa Blanca, aquel al que el ala populista -la liderada por el estratega Steve Bannon- llama despectivamente "los demócratas".

El equipo de Ivanka lo completan su marido, Jared Kushner, uno de los principales asesores de Trump desde su llegada al poder; y dos empresarios de Nueva York y amigos de la pareja, Gary Cohn y Dina Powell, según un reciente artículo del diario The Washington Post.

El primer ministro canadiense Justin Trudeau y Ivanka Trump, hija del presidente Donald Trump, escuchan durante una reunión con mujeres líderes empresariales en la Sala de Gabinete de la Casa Blanca en Washington, el lunes 13 de febrero de 2017.
El primer ministro canadiense Justin Trudeau y Ivanka Trump, hija del presidente Donald Trump, escuchan durante una reunión con mujeres líderes empresariales en la Sala de Gabinete de la Casa Blanca en Washington, el lunes 13 de febrero de 2017.

Muchos en Washington esperan que ese grupo modere las posiciones de Trump y le aleje de las incendiarias ideas de Bannon; y, de hecho, Ivanka y su marido ya han dado pasos como convencer al presidente de que no eliminara algunos derechos laborales concedidos en los últimos años a los trabajadores abiertamente homosexuales.

Pero por el momento, el bloque de Bannon se ha anotado más victorias y es pronto para evaluar el grado de influencia de la hija de Trump en una Casa Blanca repleta de luchas de poder.

Por otro lado, la definición del papel de Ivanka -y su decisión de usar la oficina que el equipo de Trump había reservado desde el principio para ella- ha despertado críticas de los expertos en normas éticas del Gobierno.

"Se pretende que Ivanka Trump tenga un rol formalizado en la Casa Blanca sin que se le exija cumplir con los requisitos éticos que se aplican a los empleados de la Casa Blanca", escribieron este viernes los encargados de temas éticos en los Gobiernos de Barack Obama y George W. Bush, Norman Eisen y Richard Painter, respectivamente.

La carta, dirigida al abogado general de la Casa Blanca, Don McGahn, pide revisar los términos del acuerdo laboral de Ivanka y "asegurar que cualquier posible conflicto de interés entre su servicio en la Casa Blanca y su propiedad de sus negocios se ha analizado adecuadamente".

Según su abogada, Ivanka Trump se ha comprometido "voluntariamente" a seguir las reglas éticas de la Casa Blanca a pesar de no ser formalmente una empleada por no estar en nómina, algo que Eisen y Painter consideran insuficiente porque no está sometida a penas legales en caso de incumplimiento.

Aunque Ivanka Trump ha cedido a un fideicomiso el control diario de la empresa de ropa que lleva su nombre, no ha cortado sus lazos con ella y tampoco ha aclarado si tiene intereses financieros en el extranjero, lo que podría generar conflictos de interés a la hora de asesorar a su padre sobre asuntos internos e internacionales.

"La relación personal de Ivanka Trump con el presidente podría poner en peligro nuestra seguridad nacional en términos inmediatos y prácticos", opinó esta semana una abogada con experiencia en la asesoría gubernamental y experta del centro de estudios Brookings, Susan Hennessey, en un artículo publicado en el Washington Post.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG