Enlaces para accesibilidad

Represión siria deja 16 muertos


En la ciudad de Boynuyogun, en Turquía, se ha generado un campo de refugiados de sirios que huyen de la violencia en su país.

En la ciudad de Boynuyogun, en Turquía, se ha generado un campo de refugiados de sirios que huyen de la violencia en su país.

Las fuerzas del gobierno de Bashar al-Assad rodearon Maarat al-Numaan, ubicada en la ruta que une Damasco con Aleppo.

Fuerzas de seguridad mataron a tiros a por lo menos 16 manifestantes antigubernamentales en Siria este 17 de junio, a medida que el gobierno refuerza sus medidas represivas contra los disidentes.

Activistas y testigos dijeron que los soldados usaron munición de guerra contra los protestantes en varias ciudades, después de que miles de sirios salieran a las calles con nuevos llamados de renuncia para el presidente Bashar al-Assad.

Informes de prensa occidentales dijeron que más de dos de las muertes ocurrieron en la ciudad de Homs y otras dos en poblado de Deir el Zour. Una de las víctimas fatales era adolescente.

Las manifestaciones contra el gobierno continúan en otras ciudades, incluyendo Sará, Latakia y cerca de Damasco, la capital siria.

Los líderes mundiales condenaron una vez más la represión contra los opositores. Incluso el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, reclamó al presidente de Siria, Bashar al-Assad, “detener la matanza de su propio pueblo” y negociar con los manifestantes “antes de que sea muy tarde”.

Represión del gobierno

La agencia de noticias siria Saná y activistas de derechos humanos dijeron que unidades militares con decenas de tanques y vehículos blindados fueron emplazados cerca de Khan Sheikhoun.

Las fuerzas del gobierno de Bashar al-Assad, también rodearon Maarat al-Numaan, una ciudad de 100.000 habitantes ubicada en la ruta que une Damasco y la mayor ciudad de Siria, Aleppo. Las tropas incluso atacaron las aldeas de Shughur al-Kadima y Janudiyeh.

Cientos de sirios siguen huyendo hacia Turquía y según algunos testimonios de los refugiados, soldados sirios dispararon hacia sus aldeas y saquearon sus viviendas.

Los últimos asaltos son parte de una violencia que ya se extiende por más de una semana por parte de las tropas leales al presidente al-Assad contra los manifestantes, que aspiran a poner fin a sus 11 años de gobierno.

Más de 1.300 civiles y 340 soldados del gobierno han muertos desde que se iniciaron los enfrentamientos a mediados de marzo de 2011.

XS
SM
MD
LG