Enlaces para accesibilidad

Impresores 3D añaden nueva dimensión a cirugía de corazón

  • Voz de América - Redacción

Una impresión en 3D añade mucho detalle a un corazón como éste. (James Carlson, Saint Francis Medical Center)

Una impresión en 3D añade mucho detalle a un corazón como éste. (James Carlson, Saint Francis Medical Center)

Las reproducciónes en 3D dejan al descubierto información que no podría ser obtenida de ninguna otra manera.

La tecnología de impresores 3D está siendo aplicada al corazón humano para ayudar a los cirujanos a evaluar mejor a los pacientes antes de someterlos al escalpelo.

Si bien los cirujanos rutinariamente usan imágenes digitales para explorar el corazón en gran detalle antes de hacer una operación, no hay dos corazones humanos que sean exactamente iguales.

Este hecho ha llevado al Dr. Matthew Bramlet a conducir investigaciones más completas sobre los modelos 3D del corazón que puedan producir estas imágenes.

Como coautor de un estudio sobre las posibilidades médicas hechas posibles con las impresoras 3D, recientemente presentó sus hallazgos en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón en Chicago.

“El detalle que podemos obtener es simplemente increíble”, dijo a los asistentes mientras sostenía en su mano un corazón de bebé impreso en 3D como del tamaño de un huevo. “Todavía me trastorna la mente que los cirujanos sean capaces de hacer lo que pueden hacer”.

El cardiólogo pediatra de la Facultad de Medicina de la Universidad de Illinois –Bramlet no es cirujano—dice que la réplica en 3D deja al descubierto información que no podría ser obtenida de ninguna otra manera.

Con el primer corazón que construyó, las imágenes digitales mostraban un pequeño orificio en el corazón de un bebé, pero el modelo en 3D reveló que tenía múltiples orificios –defectos de nacimiento que no aparecieron en las imágenes normales.

“Aun cuando tomo una resonancia magnética y reproduzco las imágenes –incluso la imagen de un corazón que da vueltas en la pantalla—sigue siendo un monitor 2D”, dice, explicando que las impresiones en 3D le permiten virtualmente agarrar esas imágenes de la pantalla.

“Uno puede agarrarla con las manos de verdad y evaluar la anatomía por primera vez”, dice.

Así es como funciona: Una tomografía, resonancia u otra información es enviada a un impresor 3D para replicar un corazón en un molde plástico o de cerámica. El impresor luego construye el corazón, capa a capa. Bramlet dice que el modelo impreso corresponde al corazón real con un nivel de exactitud y detalle sin precedente.

Bramlet ha construido modelos de corazón para varios procedimientos, todos con resultados exitosos.

XS
SM
MD
LG