Enlaces para accesibilidad

Tratamiento para diabetes 1

  • Voz de América - Redacción

Faltan muchos años antes de que el tratamiento pueda ser utilizado en seres humanos, pues las células creadas todavía no producen suficiente insulina.

Las mujeres que tienen diabetes tipo 1, una condición en la cual el cuerpo no produce la hormona insulina, algún día podrían ser tratadas con éxito gracias a un trasplante de células productoras de insulina con células en el útero.

Investigadores de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut, tomó las células madre del endometrio humano, o el revestimiento del útero, y las convirtió en células beta que producen insulina.

Las células madre son células maestras que, con los nutrientes adecuados, pueden ser inducidas a convertirse en cualquier tipo de célula en el cuerpo. Normalmente, las células madres endometriales generan el revestimiento interior del útero que se descama cada mes durante la menstruación.

Después de convertir las células del endometrio en células beta, científicos las inyectaron en la membrana que rodea los riñones de ratones diabéticos cuyo páncreas no produce insulina, una hormona utilizada por los mamíferos para convertir la glucosa de los alimentos en energía.

Louis DePaolo es el jefe de Ciencias Reproductivas del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de Estados Unidos, que financió la investigación. De Paolo dice que los animales que recibieron el trasplante de células estaban más alertas y saludables que los ratones que no fueron tratados, que desarrollaron cataratas y un pelo sin brillo.

Pero DePaolo dijo que el transplante no curó a los ratones de su diabetes. Todavía sufrían de azúcar en la sangre, lo que indica que no producían suficiente insulina para controlar la enfermedad.

DePaolo explicó que es probable que pasen muchos años antes de que la terapia de células madre sea efectiva en el tratamiento de diabetes en los seres humanos. Por un lado, los científicos deben encontrar la manera de lograr que las células betas produzcan más insulina.

Pero los resultados son alentadores. De acuerdo a los investigadores, beneficiarían más a las personas que sufren diabetes tipo 1, en el que el páncreas no produce suficiente insulina, provocando niveles anormalmente altos o bajos de azúcar en la sangre.

El tratamiento sería menos útil para el tipo más común de diabetes, el 2, en la que el páncreas produce insulina pero el cuerpo tiene dificultades para usarlo.

XS
SM
MD
LG