Enlaces para accesibilidad

Feinstein: Programa más brutal que lo pensado

  • Voz de América - Redacción

La presidente de la Comisión de Inteligencia del Senado, Dianne Feinstein, hizo la presentación del informe ante el pleno.

La presidente de la Comisión de Inteligencia del Senado, Dianne Feinstein, hizo la presentación del informe ante el pleno.

Feinstein concluyó que el programa nunca fue efectivo como medio para adquirir inteligencia, se basó en afirmaciones inexactas sobre su efectividad y fue brutal y peor que lo que reconoció la CIA.

La presidenta de la Comisión de Inteligencia del Senado, Dianne Feinstein, dijo que la CIA utilizó el programa de interrogaciones como un programa importante, al que se le dedicó mucho dinero pero poco seguimiento por parte de los superiores de la CIA.

El programa se derivó de una orden secreta del presidente George W. Bush en respuesta a los ataques del 11 de septiembre que autorizaba a la CIA la captura de terroristas, pero que no mencionaba nada sobre interrogatorios.

Después que el operativo de al-Qaeda, Abu Zubaida, fue arrestado en Pakistán en 2002, la agencia recibió permiso del Departamento de Justicia y la Casa Blanca para usar técnicas coercitivas con él, incluyendo el “waterboarding”, la privación de sueño y el encierro en lugares estrechos.

Sin embargo, la CIA añadió otros métodos no autorizados a la mezcla.

Al menos cinco hombres detenidos por la agencia recibieron “rehidratación rectal”, una forma de alimentación por el recto, otros fueron “bañados con hielo” y otros más recibieronamenazas de muerte para ellos y sus familiares.

El reporte se refiere también a Gul Rahman, un sospechoso capturado a fines de 2002, que fue mantenido durante dos días sin dormir, en total oscuridad, aislamiento y golpeado. Luego fue encadenado a una pared de su celda, obligado a descansar sobre un piso de concreto, hasta que finalmente murió de hipotermia un día después.

No fue el único que murió en manos de la CIA, pero nunca hubo una investigación.

En su presentación, la senadora Feinstein dijo que el reporte debe servir como “una advertencia para el futuro”.

“No podemos permitir que se olvide la historia y que graves errores pasados sean repetidos”, subrayó.

Feinstein concluyó que el programa nunca fue efectivo como medio para adquirir inteligencia, se basó en afirmaciones inexactas sobre su efectividad y fue brutal y peor que lo que reconoció la CIA.

El programa fue desmantelado por órdenes del presidente Barack Obama al inicio de su presidencia.

XS
SM
MD
LG