Enlaces para accesibilidad

Apagones por tormentas podrían durar días

  • Voz de América - Redacción

Un árbol caído en los jardínes de enfrente del edificio de la Corte Suprema, en Washington DC, donde miles de personas aún carecen de electricidad este domingo , luego de las violentas tormentas veraneras que azotaron el viernes la capital de la nación.

Un árbol caído en los jardínes de enfrente del edificio de la Corte Suprema, en Washington DC, donde miles de personas aún carecen de electricidad este domingo , luego de las violentas tormentas veraneras que azotaron el viernes la capital de la nación.

Autoridades de Maryland, Virginia Occidental, Ohio, Virginia y Washington reconocieron que pudiera tomar varios días para restaurar la electricidad en zonas azotadas por violentas tormentas que mataron por lo menos a 13 personas y dejaron en la oscuridad a tres millones de usuarios, en momentos en que una vasta área desde el centro hasta el oriente del país sufre un agobiante calor.

El viernes por la noche, una franja de violentas e inesperadas tormentas tomaron por sorpresa a millones de estadounidenses, con vientos de hasta 80 millas por hora (128 kilómetros por hora), que derribaron árboles, bloquearon carreteras y dejaron sin electricidad y en muchos casos que dificultaron los servicios de internet y telefonía celular.

Desde Indiana hasta Nueva Jersey y Virginia, las autoridades advirtieron que la ola de calor podía ser peligrosa para ancianos, niños pequeños y personas enfermas.

En el área de Washington, DC, que además abarca parte de los estados de Maryland y Virginia, miles tomaron refugio en los centros comerciales y en los cines, cuyos restaurantes se vieron abarrotados como si se tratara de la época de Navidad. Otros tantos buscaban sentarse junto a tomas de electricidad para cargar computadoras, teléfonos celulares y tabletas, que se han vuelto indispensables en el diario vivir de la sociedad estadounidense.

Las autoridades también abrieron piscinas y casas comunales donde la gente podía refugiarse de las altas temperaturas.

Los que pudieron salieron a buscar parientes y amigos en zonas del área metropolitana que no habían sido afectadas con cortes, pero para muchos el problema era la falta de gasolina, ya que las gasolineras permanecían cerradas donde no había electricidad y abarrotadas con largas filas de autos, donde sí estaban abiertas.

Este domingo por la mañana la electricidad había sido restablecida en muchos lugares, pero todavía quedaban unas 800,000 personas sin electricidad.que mataron por lo menos a 13 personas y dejaron en la oscuridad a tres millones de usuarios, en momentos en que una vasta área desde el centro hasta el oriente del país sufre un agobiante calor.

El viernes por la noche, una franja de violentas e inesperadas tormentas tomaron por sorpresa a millones de estadounidenses, con vientos de hasta 80 millas por hora (128 kilómetros por hora), que derribaron árboles, bloquearon carreteras y dejaron sin electricidad y en muchos casos que dificultaron los servicios de internet y telefonía celular.

Desde Indiana hasta Nueva Jersey y Virginia, las autoridades advirtieron que la ola de calor podía ser peligrosa para ancianos, niños pequeños y personas enfermas.

En el área de Washington, DC, que además abarca parte de los estados de Maryland y Virginia, miles tomaron refugio en los centros comerciales y en los cines, cuyos restaurantes se vieron abarrotados como si se tratara de la época de Navidad. Otros tantos buscaban sentarse junto a tomas de electricidad para cargar computadoras, teléfonos celulares y tabletas, que se han vuelto indispensables en el diario vivir de la sociedad estadounidense.

Las autoridades también abrieron piscinas y casas comunales donde la gente podía refugiarse de las altas temperaturas.

Los que pudieron salieron a buscar parientes y amigos en zonas del área metropolitana que no habían sido afectadas con cortes, pero para muchos el problema era la falta de gasolina, ya que las gasolineras permanecían cerradas donde no había electricidad y abarrotadas con largas filas de autos, donde sí estaban abiertas.

Este domingo por la mañana la electricidad había sido restablecida en muchos lugares, pero todavía quedaban unas 800,000 personas sin electricidad.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG