Enlaces para accesibilidad

La llegada de Don alegra a texanos

  • Voz de América - Redacción

Las costas del Golfo de México serán una vez más afectadas por una tormenta tropìcal, la cuarta con nombre en esta temporada.

Las costas del Golfo de México serán una vez más afectadas por una tormenta tropìcal, la cuarta con nombre en esta temporada.

Una región de EE.UU. afectada por históricas sequías da la bienvenida al avance de la tormenta tropical Don, con la esperanza de recuperar cosechas.

La tormenta tropical Don, con vientos de 80 kilómetros por hora, podría resultar una amenaza en una ciudad normal, pero no en la sureña ciudad de Corpus Christi, en Texas, en donde la esperan con ilusión.

La depresión tropical se encuentra en el Golfo de México y según los meteorólogos se podría fortalecer en las próximas horas por lo que hay grandes probabilidades de que la sequía que afecta Corpus Christi llegue a su fin.

Las autoridades de Texas incluso esperan que la lluvia ascienda a 13 centímetros o más lo que es suficiente para aliviar las regulaciones de racionamiento de agua y proporcionar agua para el césped seco.

Los funcionarios tampoco creen que sea necesario evacuar a los residentes cercanos a la costa del Golfo de México ya que la tormenta tropical Don no alcanzará categoría de huracán, lo que ha llevado tranquilidad a los pobladores.

Algunas regiones de Texas suelen tener varios meses de sequía y una escasez de lluvia anual de alrededor de 38 centímetros.

La tormenta tropical Don, la cuarta con nombre de la temporada de huracanes 2011, se espera que alcance el territorio continental de Estados Unuidos este viernes 29 de julio por la noche o en la madrugada del sábado 30.

El ojo de la tormenta se ubica a unos 500 kilómetros al sureste de Corpus Christi, en Texas, y se desplaza en dirección oeste-noroeste a 22 kilómetros por hora.

El estado de Texas, en más de un 90%, enfrenta una sequía extrema o excepcional. De todas formas, no se espera que las lluvias de Don sean suficientes para paliar el déficit.

"Estamos ansiosos de que llegue la lluvia", dijo Danielle Hale, coordinadora del Centro de Manejo de Emergencias en el condado Nueces, en declaraciones a The Associated Press.

El Centro Nacional de Huracanes en Miami informó que los vientos sostenidos máximos que carga donde este viernes son de 85 kilómetros por hora y se espera que se fortalezca levemente antes de llegar a la costa, debido a las aguas más calidas y llanas de las zonas ribereñas.

El alerta de tormenta tropical alcanza a la costa de Texas desde la desembocadura del Río Grande hasta San Luis Pass.

XS
SM
MD
LG