Enlaces para accesibilidad

Texas pierde árboles centenarios

  • Greg Flakus

El cielo de Texas está cubierto por nubes de humo gris, testimonio de los peores incendios de la historia del estado.

Los bomberos de Texas enfrentan los peores incendios de la historia del estado y continúan vigilantes ante los brotes de nuevos focos que puedan afectar las zonas de bosques en donde muchas personas tienen sus casas y ranchos.

Los incendias han destruido cientos de casas y han quemado casi 1 millón y medio de hectáreas de tierras de cultivos y bosques.

La mayoría de los incendios en los últimos días se han producido en las áreas boscosas al este y centro del estado de Texas, amenazando decenas de árboles centenarios. Puede ser que tome décadas restaurar algunas de estas áreas devastadas por los incendios.

Una nube oscura cubre el cielo de la región ya afectada por la sequía, pero no son nuebes que prometan las tan necesitas lluvias.

Las nubes son del humo del gigantesco incendió que estalló al noroeste de Houston, amenazando zonas de las afueras de la ciudad y algunos hogares de las periferias.

Los bomberos utilizan helicópteros y aviones para lanzar agua e intentar apagar las llamas. La policía efectivizó una orden de evacuación en la zona y los residentes luchan por salir de allí.

La mayoría será capaz de regresar de forma segura en uno o dos días. Los menos afortunados regresarán sólo para encontrar los restos carbonizados de lo que en algún momento fue su hogar.

Eric Fourniquet regresó de un viaje fuera de Texas, y encontró su casa en ruinas. Sin embargo, su esposa e hijos estaban a salvo.

“Estoy feliz y agradecido de que pudieron salir de allí y no resultaron heridos”, dijo Fourniques, mientras los trabajadores del Servicio Forestal removían los árboles carbonizados de su terreno, por lo que él dijo también sentir tristeza.

“Por lo general, en un buen año, donde tenemos lluvias en la primavera, verano seco y lluvias en el otoño, los árboles pueden recuperarse. Pero con una sequía como la que estamos viendo ahora, estos árboles están realimente en mal estado y no logran adaptarse”, declaró John Warner, del Servicio Forestal de Texas.

Warner dice que las señales de estrés incluyen las hojas amarillas y marrones, así como la caída de la corteza de los troncos.

“Si la corteza ya está cambiando, este árbol está muerto. Si ya está en ese estado, ha pasado el momento de recuperación”, indica el especialista.

A su vez, Warner aclara que muchos árboles muertos deberán ser retirados para prevenir futuros incendios, especialmente en las zonas urbanas donde los cambios ecológicos han minado la resistencia de los árboles a la sequía.

“Se está modificando su entorno, la forma en que se construyen estas viviendas al lado de la superficie forestal, el cambio de la forma en que fluye el agua, poniendo zanjas, hay una gran cantidad de cambios en marcha. La gente quiere vivir con un bosque alrededor, pero no ven la imagen completa. Es necesario dejar suficiente tierra alrededor para que se pueda sostener el ecosistema. La sostenibilidad es fundamental”, dijo Warner.

A pesar de que sea una decisión muy difícil para los amantes de los árboles, Warner indicó que mucha gente que vive en las partes más vulnerables de Texas tendrá que empezar a talar los árboles alrededor de su propiedad, con la esperanza de que las lluvias regresen el año que viene, para así salvar los bosques del estado.

XS
SM
MD
LG