Enlaces para accesibilidad

Terrorista capturado es interrogado en altamar

  • Voz de América - Redacción

Fotografía de archivo de Abu Anas al-Libi, quien está siendo interrogado abordo del USS San Antonio, que aparece al fondo.

Fotografía de archivo de Abu Anas al-Libi, quien está siendo interrogado abordo del USS San Antonio, que aparece al fondo.

De acuerdo a los analistas, se trata de un interrogatorio para obtener inteligencia y no para obtener pruebas de la comisión de un delito.

El operativo de al-Qaeda, Nazih Abdul-Hamed al-Ruqai mejor conocido como Abu Anas al-Libi, capturado el sábado por comandos estadounidenses en Libia está siendo interrogado en algún lugar del Mar Mediterráneo, a bordo del U
SS San Antonio, un barco de transportes anfibios.

Ruqai, de 49 años, ha sido el encargado de crear una red terrorista y de llevar la planeación estratégica entre Libia y al-Qaeda, por lo que se le considera como un “tesoro” de información.

Ruqai combatió al lado de otros islamistas durante la ocupación soviética de Afganistán en los años 80s y una década más tarde, cuando bin Laden decidió atacar las embajadas de Estados Unidos en Nairobi y Dar es Salaam en Tanzania, Ruqai fue el encargado de vigilar y fotografiar los blancos.

Además de su entrenamiento en vigilancia, el ingeniero en computadoras tenía habilidades consideradas como invaluables para al-Qaeda en la parte técnica e informática.

Poco más se sabe sobre él en los años siguientes a estos primeros atentados. Se cree que vivió en Pakistán, Afganistán e Irán, pero en cambio, su regreso a Libia en 2011, para unirse a la revuelta contra el dictador Moammar Khadafi, fue más bien de alto perfil, pese a los $5 millones de dólares de recompensa que había por su cabeza. Vivía libremente, iba de un lado a otro, sin mayor protección ni precaución.

El interrogatorio de Ruqai en altamar, sin derecho a la presencia de un abogado o que le sean leídos sus derechos, podría extenderse por varias semanas pese a que el gobierno estadounidense ha presentado cargos formales en una corte federal en Nueva York.

De acuerdo a los analistas, se trata de un interrogatorio para obtener inteligencia y no para obtener pruebas de la comisión de un delito.

Está siendo interrogado en un barco porque, para el gobierno de Obama, la decisión de cerrar la prisión de Guantánamo en Cuba sigue firme y no se ha hecho por la reticencia del Congreso por aprobarla.
XS
SM
MD
LG