Enlaces para accesibilidad

Vértebra impresa en 3D

  • Voz de América - Redacción

Un joven en China que sufre de una enfermedad ósea debilitante se ha convertido en el primer paciente con una parte de su columna vertebral creada en una impresora tridimensional

El sarcoma de Ewing es un cáncer óseo que generalmente ataca a niños y jóvenes, y que puede conducir a la deformidad e incluso la muerte.

La segunda vértebra de Qin, de 12 años, fue tan dañada por el cáncer que los médicos tuvieron que removerla.

Pero en lugar de reemplazarla con un tubo de titanio simple, los cirujanos utilizaron un software especial para, primero copiar, y luego imprimir una réplica perfecta del hueso en una impresora en tercera dimensión.

En lugar de plástico, esta impresora utiliza polvo de titanio “biocompatible”, que no provoca rechazo.

El director de ortopedia en la Universidad de Beijing, quien encabezó el equipo quirúrgico, el doctor Liu Zhongjun, dice que la impresión 3-D tiene una gran ventaja para los implantes artificiales.

“Podemos utilizar pruebas iconográficas de pacientes, tales como una tomografía computarizada para imprimir datos en 3D, con el fin de producir una pieza artificial, con exactamente la misma estructura que la estructura ósea del paciente”, Liu Zhongjun, de la Universida de Beijing.

La vértebra artificial tiene una estructura de nido de abeja, que permite que el nuevo tejido óseo crezca en ella, lo que elimina la utilización de tornillos quirúrgicos.

La madre de Qin, Xu Minglin, inicialmente estaba preocupada por el procedimiento.

“Al principio estaba insegura, pero al final, consideré que el 3D ya se ha aplicado en el mundo médico y debía tener confianza”, aseguró Xu Minglin.

Un mes después de su cirugía, Qin ya es capaz de ponerse de pie y caminar utilizando un aparato ortopédico, lo que reafirma una vez más esta nueva alianza entre la tecnología y la medicina

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG