Enlaces para accesibilidad

Robots astronautas hacen historia

  • Voz de América - Redacción

Más de 50 años después del primer vuelo espacial tripulado, un robot miniatura astronauta ha logrado dar un gran salto para la robótica.

Un pequeño androide llamado Kirobo se convirtió en el primer robot humanoide en el espacio.

El astronauta robot despegó en un cohete japonés a la Estación Espacial Internacional, donde se convirtió en un compañero para el comandante Koichi Wakata quien lleva seis meses en la estación espacial.

“Buenos días a los habitantes de la tierra. Soy Kirobo, un astronauta robot. Soy el primer robot astronauta en el mundo que puede hablar. ¡Encantado de conocerlos!", dijo el robot Kirobo.

La gemela de Kirobo, Mirata, permaneció en tierra como vocera del proyecto Kibo.

“Es un pequeño paso para mí y un gran salto para los robots”.

El nombre Kirobo deriva de las palabras japonesas "Esperanza" y "Robot", mientras Mirata viene de la palabra "futuro".

Se trata de un proyecto conjunto entre la empresa de publicidad Dentsu, los fabricantes de automóviles Toyota y el Centro de Investigación para la Ciencia y la tecnología avanzada, de la Universidad de Tokio.

Tuvieron que pasar más de nueve meses y decenas de pruebas para asegurar que el robot funcionara en el espacio.

Kirobo y Mirata tienen 34 centímetros de altura, 18 centímetros de ancho, pesan poco menos de 1 kilogramo, y por ahora, sólo hablan japonés.

El sistema detrás de las funciones y la inteligencia de conversación del robot fue diseñado por Toyota.

Los “robonautas” son capaces de reconocer las voces humanas y el habla, tener respuestas y acciones preprogramadas a las preguntas, mientras que también pueden crear respuestas verbales basadas en conversaciones anteriores.

Kirobo, además, también está equipado con una cámara de reconocimiento facial y otra para grabar video.

Ambos robots podrían, en el futuro, además de entretener a los astronautas, desempeñar funciones específicas en el espacio.

XS
SM
MD
LG