Enlaces para accesibilidad

EE.UU.: prestigio económico en juego


Loser considera que “la situación que enfrenta la economía de Estados Unidos se hubiera alcanzado, de todas formas, con cualquier gobierno”.

Loser considera que “la situación que enfrenta la economía de Estados Unidos se hubiera alcanzado, de todas formas, con cualquier gobierno”.

El economista Claudio Loser recordó que dos décadas atrás, Estados Unidos vivió “una situación muy similar”.

“Estados Unidos tiene que aumentar el techo de la deuda, porque de otra forma se puede encontrar en una situación muy crítica y con efectos tremendamente negativos sobre la economía”, afirmó el economista Claudio Loser, en diálogo con la Voz de América.

Entre estos efectos se cuentan algunos aspectos que “los economistas sabemos, que es que hay que reducir el déficit, el ritmo de gasto, y aumentar los impuestos –aunque no todos coincidan al respecto-, y este es un proceso que no se hace en un día”, advirtió el ex economista del Fondo Monetario Internacional, y consultor privado.

El límite de la deuda está fijado por el Congreso y es el legislativo quien puede decidir un aumento.

El problema, al demorar la decisión, “es que Estados Unidos no puede emitir deuda nueva”, explicó Loser. “Solamente se puede renovar la deuda que se vence y eso generaría dos problemas" al país, "por un lado obligaría al gobierno a un recorte de gastos de una manera inimaginable", y por otro, "aumentaría los impuestos del día a la noche”.

El prestigio en juego

En su opinión, no aumentar el techo de la deuda generaría “efectos tremendamente negativos sobre la economía” y la pérdida por parte de Estados Unidos, “de su prestigio como refugio financiero internacional y llevaría a que el dólar se desmoronara”. Además, de no autorizar la suba del techo de la deuda, “el dólar quedaría marcado, porque indicaría que la gestión economía no es tan profesional como lo fue en el pasado”.

En diálogo con la Voz de Américal economista Claudio Loser recordó que dos décadas atrás, Estados Unidos vivió “una situación muy similar”, solamente que en la actualidad "nos encontramos con un déficit fiscal mayor”.

En definitiva, es “el déficit fiscal lo que lleva a aumentar la deuda. Si se gasta más de lo que se recibe, la solución es endeudarse para resolver el problema”, explicó.

Otro elemento diferente de la crisis de deuda de hace dos décadas, cuando era presidente George H.W. Bush, es que “en la actualidad el Congreso está más dividido, polarizado y por eso no se ponen de acuerdo”.

Un paso administrativo

Según entiende Loser, una solución simple “sería establecer un patrón de crecimiento de la deuda y entonces negociar”.

También el ex economista del FMI y actual consultor privado, explicó que el aumento del límite de la deuda debe producirse en el menor plazo posible, aunque consideró que el secretario del Tesoro, Timothy Geithner “exagera un poco”.

En general, tras la suba del techo de la deuda, el límite en general luego se mantiene. “Podría volver a bajarse" reconoció, "pero en general eso no ha ocurrido”.

Por otra parte, la medida en sí, “es administrativa”, indicó Loser, “no es una medida de política económica”. Lo que ocurre es que “en estos momentos es el objetivo de la pelea entre los partidos”.

Pero en definitiva, en su opinión, “lo importante es que la deuda crezca menos de lo que crece el valor de la producción, del producto bruto”.

La recuperación económica

Sin embargo y más allá del debate político polarizado y las acusaciones cruzadas entre el oficialismo demócrata y la oposición republicana, Loser considera que “la situación que enfrenta la economía de Estados Unidos se hubiera alcanzado de todas formas, con cualquier gobierno”.

Pero lo que Loser critica, del gobierno actual, es que “el presidente Barack Obama debía haber empezado a empujar mucho antes al Congreso sobre este tema y también debería y debe encarar de un modo más agresivo la reducción del déficit”.

Por otra parte, la recuperación económica de Estados Unidos, de ser aumentado el techo de la deuda, “diría que puede continuar”, subrayó.

Diferencias de visión

En cuanto a las soluciones para controlar el déficit que sugieren demócratas y republicanos, Loser manifiesta estar en desacuerdo con ambos, porque “la verdad es que están tratando de cortar el déficit con un cuchillo, cuando lo que necesitan es una tijera".

La idea es que "una tijera tiene dos hojas, la hoja de los impuestos y la hoja de los gastos”. Si no se hace de esta forma, opina Loser, lo que “vamos a ver es que el corte va a quedar muy desprolijo y no va a ser de la calidad que se merece Estados Unidos”.

Impacto electoral

Finalmente el economista Loser consideró que la actual crisis económica de Estados Unidos y el debate sobre el techo de la deuda, que hace dos décadas algunos analistas sugieren que le costó la reelección al entonces presidente, George H.W. Bush, en la actualidad “dependerá de cuando se hagan los ajustes”.

El precio “que puede llegar a pagar” el presidente Obama, “puede ser alto”, advirtió. Pero si toma las medida pronto, “los beneficios van a surgir antes del momento de la elección. El tema es que si espera hasta último momento la gente sólo a ver la parte negativa”.

El economista Loser recordó que “todo tiene su costo y su beneficio” y en su opinión, “hay que pagar para poder estar mejor”. Por tanto, si el presidente Obama “lo hiciera en este momento, la economía empezaría a mejorar, y mejoraría marcadamente y habría más confianza”, aconsejó.

XS
SM
MD
LG