Enlaces para accesibilidad

Tratado START es vital para EE.UU.


Obama enfatizó que el acuerdo tiene el respaldo de varios republicanos prominentes, entre ellos Colin Powell, George Shultz, Jim Baker y Henry Kissinger.

Obama enfatizó que el acuerdo tiene el respaldo de varios republicanos prominentes, entre ellos Colin Powell, George Shultz, Jim Baker y Henry Kissinger.

El presidente Barack Obama dijo que si no se aprueba este año por el Senado estaría en juego la seguridad nacional, y el mandatario ruso, Dimitri Medvedev, declaró que de no ser ratificado por EE.UU "sería una vergüenza".

El presidente Barack Obama dijo que la ratificación este año del nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, conocido como START por sus siglas en inglés, es un paso fundamental para la seguridad nacional y la posicion de Estados Unidos en el mundo.

En su mensaje semanal de los sábados, Obama urgió al Senado en Washington a que ratifique el acuerdo suscrito con Rusia o de lo contrario “se perderían décadas de liderazgo y bipartidismo en EE.UU. en materia de seguridad nuclear”.

Según el presidente, a EE.UU. le conviene mantenerse al tanto del arsenal nuclear de Rusia por medio de esfuerzos de verificación con inspectores estadounidenses en el terreno.

Al igual que expresó el ex presidente Ronald Reagan cuando en 1987 firmó un acuerdo similar con la entonces Unión Soviética, Obama dijo que quería “confiar pero verificar”.

Si el Tratado no es aprobado por el Senado, se socavaría la coalición internacional que ejerce presión en Irán respecto a los planes atómicos de este país, y se pondrían en peligro las rutas utilizadas para equipar a las tropas estadiounidenses en Afganistán, dijo el presidente.

Obama enfatizó que después de seis meses en espera, 18 audiencias legislativas y del respaldo de varios republicanos prominentes, entre ellos Colin Powell, George Shultz, Jim Baker y Henry Kissinger, es hora de que el Senado tome una decisión.

Por el Tratado

Al término de la Cumbre de la OTAN en Portugal, el presidente ruso, Dimitri Medvedev, dijo que el Senado estadounidense debe demostrar su "responsabilidad" ratificando el tratado de desarme nuclear.

"Espero que los legisladores estadounidenses demuestren una percepción responsable", dijo Medvedev, quién agregó que la no ratificación del tratado por EE.UU "sería una vergüenza".

Por su parte, el secretario de Defensa de EE.UU, Robert Gates, reiteró que de no ser aprobado el hecho tendría “consecuencias significativas” y afectaría la cooperación entre Washington y Moscú.

Gates indicó que Rusia había cooperado bastante con EE.UU durante los últimos dos años, y citó la ayuda de Moscú para establecer una ruta de abastecimiento a las fuerzas de la OTAN movilizadas en Afganistán, y su respaldo a la resolución de Naciones Unidas que impuso sanciones a Irán por el programa nuclear.

Al término de la cumbre de la OTAN en Lisboa, los ministros de relaciones exteriores de seis países europeos: Dinamarca, Letonia, Lituania, Hungría, Noruega y Bulgaria convocaron una rueda de prensa para hacer un llamamiento al Senado estadounidense a fin de que ratitifique el START.

Según la canciller danesa, Lene Espersen, de no ser así, representaría un “verdadero revés para la seguridad europea”.

El nuevo tratado compromete a EE.UU y Rusia a reducir las armas nucleares desplegadas en cerca de 30 por ciento en siete años. Para que pueda entrar en vigor, necesita ser aprobado por 67 senadores, dos tercios de los que componen el Senado en Washington.

XS
SM
MD
LG