Enlaces para accesibilidad

Dzhokhar deja de hablar al leerle derechos

  • Voz de América - Redacción

Dzhokhar Tsarnaev estaba siendo interrogado en el centro médico Beth Israel Deaconess, en Boston, cuando le fueron leídos sus derechos y dejó de hablar.

Dzhokhar Tsarnaev estaba siendo interrogado en el centro médico Beth Israel Deaconess, en Boston, cuando le fueron leídos sus derechos y dejó de hablar.

El único sobreviviente de los hermanos Tsarnaev, Dzhokhar, de 19 años, aceptó su papel en los atentados de Boston pero una vez le fueron leídos sus derechos constitucionales, dejó de cooperar.

De acuerdo a funcionarios que estuvieron presentes en una sesión informativa sobre los atentados, luego de unas 16 horas de interrogatorio, los investigadores fueron sorprendidos cuando un juez y un representante de la Fiscalía General de Estados Unidos entraron a la habitación donde se atiende a Dzhokhar, le leyeron sus derechos y éste paro de hablar.

Los investigadores pensaban seguir interrogando al sospechoso amparados en que, siendo éste un caso de seguridad nacional, no era necesario leerle sus derechos.

De todos modos, el joven de origen checheno ya había contado que su hermano mayor, Tamerlan, de 26 años, recién lo había reclutado para hacer el atentado, lo cual confirma la presunción de las autoridades de que era Tamerlan quien lideraba el ataque.

El nombre de Tamerlan había sido incluido en una lista de terroristas hace 18 meses por la Agencia Central de Inteligencia, a partir de un intercambio de información con los servicios de seguridad rusos, un aparente descuido del FBI y la CIA a la hora de vigilarlos en el que seguramente el Congreso querrá ahondar más adelante.

Las autoridades también rectificaron la información preliminar de que los hermanos Tsarnaev estaban fuertemente armados y que intercambiaron fuego con Dzhokhar por más de una hora antes de ser capturado. Ahora se sabe, que aparte de las bombas que tenían, solo contaban con una pistola 9 mm y que cuando mataron al policía de MIT, lo hicieron con la intención de quitarle su arma, lo cual finalmente no pudieron hacer.

Dzhokhar fue capturado desarmado lo cual agrega un interrogante más sobre el tiroteo y la forma en que el sospechoso resultó herido. Aparentemente los disparos al bote donde se escondía fueron hechos sin control, motivados por el temor de la policía al uso de bombas en el enfrentamiento de la noche anterior. No se encontró ningún arma en ese sitio.

Los investigadores también encontraron piezas del control remoto entre los escombros recogidos en las escenas de las explosiones. Un oficial lo describió como un detonador de “control cercano”, del tipo utilizado en los carros de juguete a control remoto, lo que significaría que debía ser activado a solo un par de cuadras de distancia de las bombas.

Al final, la evidencia más firme en contra de Dzhokhar probablemente sea lo que él mismo dijo al dueño del Mercedes-Benz que robaron: “¿Oíste de la explosión de Boston? Yo hice eso”.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG