Enlaces para accesibilidad

La soledad acerca a las personas a la muerte

  • Voz de América - Redacción

Estudios de científicos estadounidenses concluyeron que las personas que viven o se sienten solas tienen un mayor riesgo de morir pronto.

Dos estudios realizados por científicos en Estados Unidos demostraron que los adultos mayores que viven o se sienten solos, tienen mayor riesgo de morir mucho más pronto que aquellos que han estado acompañados la mayor parte del tiempo. Los resultados fueron publicados en Archives of Internal Medicine.

El primer estudio dirigido por la Universidad de California, en San Francisco, se realizó con un grupo de 1.600 personas mayores de 60 años en las cuales se identificó, durante seis años, la soledad que sentían y el impacto que tenía en su vida.

Los resultados revelaron que las personas que vivían solas tuvieron un 59% más de riesgo en el deterioro de su salud; y un 45% presentó mayor riesgo de morir.

Igualmente, el estudio descubrió que el 43% de los participantes se sentían solos pese a que sólo 18% vivían solos.

Carla Perissonotto, directora de la investigación, explicó a la BBC que para medir la soledad, el estudio tuvo en cuenta “tres componentes diferentes de sentimientos subjetivos: si la persona se siente excluida, si se siente aislada o si se siente acompañada".

En el estudio no se identificaron las causas que conducen a que las personas solas tengan un mayor deterioro físico. No obstante, Perissonotto señala que a causa de que un individuo solitario tenga menos contacto con el entorno, su cuidado personal es menor, y es probable que la soledad cause cambios en la función del sistema autoinmune.

Por otra parte, una segunda investigación llevada a cabo por el Hospital Brigham y la Escuela Médica de la Universidad de Harvard, concluye que las personas con enfermedades cardiovasculares tienen mayores probabilidades de morir a causa de los efectos de la enfermedad si viven solas.

El estudio tuvo una duración de cuatro años y se llevó a cabo con 50.000 personas entre los 45 y 80 años. De esta población, las personas que viven solas presentaron un 14% más riesgo de morir por cualquier trastorno en relación con el 8,6% de los que viven acompañados.

Ante esta situación, los investigadores advierten que las autoridades médicas deben emplear nuevas estrategias para brindar una atención integral a la población adulta.
XS
SM
MD
LG