Enlaces para accesibilidad

ONU califica de "conflicto armado" situación en Siria

  • Voz de América - Redacción

Así ha quedado la sede de la televisión pro-Assad Al-Ikhbariya tras el ataque perpetrado este miércoles. Tres periodistas y cuatro guardias de seguridad han muerto en el asalto.

Así ha quedado la sede de la televisión pro-Assad Al-Ikhbariya tras el ataque perpetrado este miércoles. Tres periodistas y cuatro guardias de seguridad han muerto en el asalto.

Los combates entre las fuerzas pro-gubernamentales y los rebeldes han sido calificados por la ONU de "conflicto armado no internacional". El presidente Al Assad considera que Siria se halla en guerra

Ataque a una televisión en Damasco

El bombardeo contra la televisión siria pro-gubernamental Al Ikhbariya se ha saldado este miércoles con siete muertos, tres periodistas y cuatro guardias de seguridad. Nueve personas más resultaron heridas y siete fueron secuestradas.

Durante el asalto, que tuvo lugar a las 4:30 hora local, las fuerzas rebeldes utilizaron lanzagranadas y armas ligeras, y se produjo una intensa explosión al estallar una granada contra el almacén de municiones. Los atacantes huyeron ilesos.

Se desconoce la autoría del ataque, aunque distintas fuentes han culpado a desertores del régimen, por un lado y por otro, a "un grupo terrorista armado", según el gobierno sirio.
Los combates entre las tropas gubernamentales y los rebeldes sirios incrementan su gravedad a pasos agigantados. Tanto que Naciones Unidas definió la situación en Siria este miércoles como "conflicto armado no internacional".

El anuncio lo realizó una comisión de investigación de la ONU, que presentó un informe valorando la “nueva escalada de violencia” que está teniendo lugar desde mayo de 2012, y que, según los expertos, viola los derechos humanos de manera “flagrante”.

“La situación de los derechos humanos en Siria se deteriora rápidamente, en un contexto de combates cada vez más militarizados”, denunció la comisión, que también informó del aumento de las deserciones militares y de la aparición de los primeros signos de fatiga en las filas pro-gubernamentales.

En el informe, se analiza el incremento de la violencia en la zona a través del uso de helicópteros combate y artillería para el bombardeo de barrios “considerados enemigos del gobierno”, además de actos violentos como la tortura y ejecución de soldados.

Estos hechos, que se produjeron en presencia de los observadores de la ONU, presentaron especial gravedad en el caso de la matanza de Hula del pasado mayo, que los expertos, aseguran, no pueden valorar todavía en su totalidad.

En Hula fallecieron más de cien personas, y todavía no se conocen con exactitud los autores de la matanza, aunque la comisión asegura que “fuerzas leales al gobierno podrían ser las responsables de muchas de esas muertes”.

Desde el gobierno sirio, el presidente, Bashar al Asad ya reconoció este martes que la situación en su país es de guerra, tras las 116 muertes acaecidas ese día. “Cuando estamos en una situación de guerra todas nuestras políticas y todos los sectores deben ponerse al servicio de la victoria”, sentenció durante la primera reunión del nuevo gobierno del país árabe, encabezado por Riad Hivab, ministro de Agricultura del anterior Ejecutivo.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG