Enlaces para accesibilidad

Siria: EE.UU. aumenta la presión a Rusia para buscar una salida

  • Voz de América - Redacción

Clinton, de visita en Europa, irá a Turquía, país vecino de Siria, el jueves 7 de junio.

Clinton, de visita en Europa, irá a Turquía, país vecino de Siria, el jueves 7 de junio.

Clinton y Europa presionan a Rusia para alcanzar un acerdo en la ONU sobre Siria, donde sigue muriendo gente.

75 soldados del gobierno han muerto en los últimos días a manos de los rebeldes, que han intensificado sus ataques a los “check-points”, del ejército del gobierno de Bashar al-Assad, según el opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Según el consejo Nacional Sirio, dos de sus rebeldes murieron el pasado domingo 3 de junio en la provincia de Idlib, donde el ejército estaría usando tanques, misiles y artillería para repeler a los rebeldes.

Sin embargo, estos números son tan solo gotas en un mar de muertos, que la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cifraba en 9.000 personas a finales de abril de 2012. Tan solo el pasado viernes 24 de mayo, murieron en la ciudad de Hula 108 civiles a manos de milicias progubernamentales según la ONU.

Precisamente esa masacre, la de Hula, puso aún más, si cabe, de manifiesto el fracaso del plan de paz de Kofi Annan e hizo que las potencias occidentales reforzaran sus esfuerzos diplomáticos para poder actuar en Siria.

Para aprobar cualquier resolución contra el régimen de Bashar al-Assad en el seno de las Naciones Unidas, requeriría un cambio de postura de Rusia. Además de tener grandes intereses en la zona, Rusia es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU.

En ese sentido la Secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, habló el domingo tres de junio con el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, al que intentó convencer de un cambio de posición.

Clinton informó a Lavrov de que ahora mismo los esfuerzos de la comunidad internacional se centran más en una transición política que en una negociación con el régimen de al-Assad. Antes de partir el lunes cuatro de junio a Armenia, Clinton declaró que “la salida de Assad no tiene por qué ser una precondición” a la salida del conflicto pero “debería ser un resultado –de la salida-“.

Sin embargo como han comprobado hoy Herman van Rompuy y José Manuel Durao Barroso, presidentes del Consejo y la Comisión Europeos respectivamente, Rusia no ha cambiado de opinión después de las conversaciones de su ministro con Clinton. Después de una reunión al respecto de Siria con el flamante presidente ruso, Vladimir Putin, Van Rompuy ha declarado que existen entr Putin y él -“algunas evaluaciones divergentes” sobre la situación en Siria.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG