Enlaces para accesibilidad

Abbott: Secuestrador se creía un mártir

  • Voz de América - Redacción

El primer ministro, Tony Abbott, y su esposa, Margie, llevan flores al lugar en Martin Place donde se dio la toma de rehenes en el centro de Sidney, Australia.

El primer ministro, Tony Abbott, y su esposa, Margie, llevan flores al lugar en Martin Place donde se dio la toma de rehenes en el centro de Sidney, Australia.

Las autoridades australianas encaran el enojo de la gente, que se pregunta cómo un tipo como Man Haron Monis pudo haber estado libre para hacer lo que hizo.

El primer ministro australiano, Tony Abbott, describió la toma de rehenes en un café de Sydney, el lunes, como una fantasía enferma de un individuo trastornado.

Este martes, Abbott se unió a los australianos en el duelo por las víctimas del incidente, que terminó cuando la policía llevó a cabo una dramática incursión en la madrugada para liberar a los rehenes.

Dos rehenes y el atacante murieron en la balacera.

Después de colocar flores en un memorial improvisado, Abbott describió al sospechoso iraní como profundamente trastornado.

“La tragedia de este momento es que hay gente, aún en una sociedad como la nuestra, que desea causar daño. No somos inmunes a la violencia con motivos políticos que durante tanto tiempo ha afectado a nuestros países”, dijo Abbot.

El sospechoso, identificado como Man Haron Monis, de 50 años, era bien conocido para las autoridades australianas, pero Abbott dijo que el hombre aparentemente no estaba en la lista de observación de terroristas.

Monis creció en Irán como Mohamed Hassan Manteghi donde fue acusado de estafa con una agencia de viajes que montó en 1996. Fue en ese tiempo cuando fue aceptado en Australia como refugiado.

Sus escritos en las redes sociales muestran que llegó a creer que era una especie de martir, que se quejaba de haber sido torturado en prisión por sus creencias políticas y decía estar luchando por el Islam y la paz.

"Yo soy uno de los testigos del barbarismo del gobierno australiano", escribió.

Monis estaba libre bajo fianza cuando se introdujo al Lindt Cholat Cafe el lunes por la mañana armado con una escopeta y tomó 17 rehenes.

"Todos estamos furiosos que este tipo haya estado en las calles", dijo el premier de New South Wales, Mike Baird. "Tenemos que asegurarnos que se haga todo lo necesario para aprender esta lección", agregó.

XS
SM
MD
LG