Enlaces para accesibilidad

¿Qué sucede con la prueba en América Latina?


Son pocos los países donde se estimula a hacerse la prueba del VIH.

Son pocos los países donde se estimula a hacerse la prueba del VIH.

Aun existen lugares en el planeta donde hacerse la prueba del SIDA es un pecado.

Aun existen lugares, en pleno siglo XXI, donde hacerse la prueba del SIDA es sinónimo de promiscuidad para la mujer y de homosexualidad para el hombre.

Para un hombre heterosexual, ir a una clínica y pedir la prueba puede ser más complicado de lo que parece, primero es una cuestión social. Nadie entiende porque si "eres hombres" tienes que ir a hacerte la prueba del SIDA.

Ahora, hacerse la prueba si eres homosexual es aun peor, por no decir denigrante.

El primer factor es el social. La homofobia sigue siendo el primer factor que frena hacerse la prueba.

Freno social

Desafortunadamente, para algunos sectores de la sociedad latinoamericana, aún persiste la idea de que la homosexualidad es una condición anormal y que quienes se sienten atraídos por o tienen relaciones sexuales con personas de su mismo sexo son personas inmorales, enfermas o de una condición inferior.

Este comportamiento homofóbico es el que frena hacerse la prueba, ya que el individuo teme ser rechazado al ingresar a un hospital para realizarse el examen.

En 1990, la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que la orientación sexual “no se considerará como trastorno”. Ya esta misma afirmación la había hecho la Asociación Americana de Psiquiatría en el año 1973, pese a ello, la homofobia aun persiste.

Se sabe que la homofobia contribuye a la propagación del VIH y que el temor a la estigmatización suele disuadir a los hombres homosexuales a que soliciten pruebas de detección del VIH, consejería y tratamiento.

La forma como se ve el fenómeno tiene graves consecuencias, ya que el individuo que siente la necesidad de hacerse la prueba sufre el rechazo y la humillación, incluso para algunos, realizarse la prueba puede ser causal de despido laboral o bien de impedimento para ingresar a clubes, escuelas o instituciones religiosas.

Centros de salud

En algunos países de la región muchas enfermeras o desconocen los procedimientos para aplicar la prueba del VIH.

Un estudio llevado a cabo en Guatemala y titulado “Estigma y discriminación en los servicios de prueba de VIH con orientación en el sector privado”, revela que no se utilizan los protocolos para realizar la prueba y es poca la información que se le ofrece al paciente.

Muchos pacientes con VIH revelan que al hacer la cita, que en algunos países es anónima, se convierte en un infierno cuando la recepcionista comienza a hacer preguntas personales frente a otros pacientes que llegan a la misma clínicas por otras razones.

El temor a la estigmatización suele disuadir a los hombres homosexuales a que soliciten pruebas de detección del VIH, consejería y tratamiento.

Las campañas

Caminar por Bogota o Buenos Aires y ver a una joven repartir condones puede asombrar a un adulto mayor, esta es la más normal de las campanas contra el SIDA, pero son pocos los países donde se estimula a hacerse la prueba del VIH.

Desde 2003, Chile y Ecuador ordenaron la instalación de dispensadores de condones en los baños de las instituciones universitarias, pero ninguna campaña para hacerse la prueba.

México es uno de esos pocos países que por años mantiene campañas contra el virus del SIDA, pero además, campañas para realizarse la prueba.

Junto a la campaña “Mejor Hazte la prueba”, México distribuyó 10.000 condones proporcionados por CENSIDA, dos mil folletos sobre la importancia de realizarse una prueba, 2.500 carteles y 40 mil tarjetas postales. También se contratarán anuncios exteriores en vayas y buzones del Distrito Federal.

Los medios y las campañas

Otros de los factores que frenan las pruebas en muchos países latinoamericanos es la poca propagación de campañas para hacerse el examen.
Muchas de las publicidades hablan del SIDA como enfermedad, pero son pocos los medios que hablan de la prueba para la detección del virus.

En 2007, durante el foro del Consejo de Redacción sobre la Prueba del VIH, convocado por Red Salud, se discutió sobre cómo los medios de comunicación cubren el tema.

La reunión señaló la falta de información sobre el tema en reporteros, editores y directores, así como enfocarse más en el cubrimiento del tema de la prueba el VIH.

Algunos expertos señalan la falta de historias o artículos que estimulen a la juventud a realizarse la prueba del SIDA.

XS
SM
MD
LG