Enlaces para accesibilidad

Senado aprueba reforma a ley de educación

  • Voz de América - Redacción

Los senadores decidieron aprobar la reforma educativa por 85 votos a favor y 12 en contra. Ahora se espera que el presidente Obama proclame la ley en una ceremonia este jueves en la Casa Blanca.

Los senadores decidieron aprobar la reforma educativa por 85 votos a favor y 12 en contra. Ahora se espera que el presidente Obama proclame la ley en una ceremonia este jueves en la Casa Blanca.

La ley denominada "Cada alumno triunfa" reemplaza la controversial ley "Que ningún niño se quede atrás", que expiró hace ocho años. Esta nueva versión beneficiará a la comunidad hispana y otras minorías en EE.UU.

En reemplazo a la ley educativa "Que ningún niño se quede atrás", el Senado aprobó este miércoles la ley "Cada alumnotriunfa", por 85 votos a favor y 12 en contra.

El proyecto de ley fue aprobado la semana pasada por la Cámara de Representantes y ahora solo está a la espera de la firma del presidente Barack Obama.

La propuesta incluye varias medidas escritas por el senador Tim Kaine, incluyendo medidas para mejorar la educación profesional y técnica (CTE, por sus siglas en inglés) y una provisión integral de su propuesta Enseñar Relaciones Seguras, que permitirá el uso de fondos federales para enseñar cómo prevenir el abuso sexual, violencia en la pareja y los recursos disponibles.

La idea para esta provisión surgió de una junta que el Senador Kaine tuvo con estudiantes de la Universidad de Virginia hace un año, en la cual los estudiantes recomendaron mejorar la educación primaria y secundaria en asuntos como el consentimiento para ayudar a prevenir el abuso sexual en nuestras universidades.

En 2002, el entonces presidente George W. Bush firmó la ley "No Child Left Behind" ("Que ningún niٶo se quede atrás), que obligaba a llevar a cabo test anuales sobre lectura y matemáticas para los estudiantes en buena parte de la educación primaria y secundaria.

La legislación actual reducirá la supervisión del gobierno federal en el sistema de escuelas públicas mediante la transferencia de más poder de decisión a los gobiernos estatales y locales. Además de asignar más fondos para ayudar a los estudiantes más vulnerables, entre ellos los hispanos.

La nueva medida mantiene pruebas de lectura y matemáticas anuales para los grados de tercero a octavo, mientras que los estudiantes de secundaria sólo tendrían que someterse a estas pruebas una vez.

También establece que las escuelas deben hacer todo lo necesario para impulsar el éxito académico de los estudiantes sin importar su procedencia.

XS
SM
MD
LG