Enlaces para accesibilidad

Seguridad: tema de los uruguayos

  • Federica Narancio

Entre el 2005 y 2009 la tasa de criminalidad se mantuvo estable con algunas variaciones, pero las rapiñas registraron un crecimiento.

Entre el 2005 y 2009 la tasa de criminalidad se mantuvo estable con algunas variaciones, pero las rapiñas registraron un crecimiento.

Un 52% de los uruguayos consideró que la inseguridad pública es el principal tema que deberá afrontar el gobierno de izquierda del presidente electo, José Mujica.

La seguridad pública es el tema de principal preocupación para los uruguayos que deberá atender el próximo gobierno del presidente electo José Mujica, según una encuesta.

Un 52 por ciento de los encuestados por la empresa Interconsult señaló que la seguridad pública es lo que más los concierne.

Los más preocupados por este problema son los votantes de los partidos opositores, el Partido Nacional y el Partido Colorado, los votantes independientes y los residentes en Montevideo, de acuerdo al sondeo, publicado en el periódico Últimas Noticias.

De todas formas, los votantes del partido de izquierda en el gobierno, Frente Amplio, también manifestaron su preocupación: un 40 por ciento consideró que el próximo gobierno deberá prestarle mayor atención a la seguridad pública.

Combatir la inseguridad y la percepción que la población tiene de este problema será el gran desafío que enfrentará el próximo gobierno, puesto a que la sensación de inseguridad aumentó en los últimos años en Uruguay, según dijo a voanoticias.com el sociólogo Rafael Paternain, director del área de Política Institucional del Ministerio del Interior de Uruguay.

Hay varios factores que explican este crecimiento, de acuerdo al sociólogo.

En primer lugar, la inseguridad es una preocupación compartida por casi todos los países de América Latina, incluso Uruguay, que es de los países con menor tasa de criminalidad en la región, según un estudio de opinión pública de Latinobarómetro.

Esto se debe, en parte, a que la inseguridad compensó la caída de otras preocupaciones como la economía y el desempleo, que en años de crisis fueron predominantes en la región, explicó.

En segundo lugar, Paternain dijo que no hay que perder de vista que “el fenómeno de la inseguridad tuvo un crecimiento desde el punto de vista del tratamiento noticioso y mediático”.

En el caso específico de Uruguay, si bien entre el 2005 y el 2009 los delitos no crecieron en términos generales – salvo la rapiña, que es el robo con violencia sobre las personas – los niveles de criminalidad quedaron “en una especie de estancamiento”, dijo Paternain.

Además, el hecho de que se registrara un aumento de las rapiñas “explica un poco la inseguridad en términos específicos”, según el sociólogo.

“En primer lugar, el hecho de haber sufrido un delito con violencia aumenta la percepción de inseguridad, aunque en términos generales la victimización no tuvo grandes variaciones”, sostuvo.

“En segundo lugar, en Uruguay tenemos niveles relativamente bajos de confianza en las instituciones públicas, sobre todo de la policía, y cuando hay recelo y desconfianza esto repercute en la percepción de inseguridad”, dijo.

Por último, el sociólogo reiteró el hecho de que la inseguridad “va en directa proporción con el consumo de noticias sobre este tema. A mayor exposición a cierto tipo de noticia, mayor la percepción de inseguridad”, aseguró.

Sin embargo, aunque la percepción no se corresponda siempre a la realidad, Paternain dijo que no deja de ser un importante indicador político que el gobierno deberá afrontar.

“Hay que atacar los factores de fondo e instalar la idea de que los problemas de seguridad están bajo control”, consideró.

Uruguayos quieren acuerdos políticos

Por otra parte, la encuesta de Interconsult reveló que el 72 por ciento de la población cree “firmemente” que deben existir acuerdos entre el futuro gobierno de José Mujica y los partidos de oposición.

Mujica, que gobernará con mayorías parlamentarias tal como su antecesor, Tabaré Vázquez, dijo que buscará acuerdos con la oposición pese a que los cargos ministeriales fueron reservados para miembros de su partido, Frente Amplio.

El sondeo encontró, además, que solamente un 27 por ciento de los uruguayos entiende que el gobierno deberá manejarse solo.

Los votantes del Frente Amplio son un poco más proclives a considerar que el gobierno debería regirse por su cuenta (un 37 por ciento), según la encuesta.

En general, los encuestados se expresaron “optimistas” de que el gobierno alcanzará acuerdos con la oposición en áreas claves para el futuro del país.

Un 55 % cree que se alcanzarán dichos acuerdos frente a una tercera parte que cree que no se lograrán alcanzar. El 12 %restante no quiso contestar o no tenía una opinión formada al respecto.

XS
SM
MD
LG