Enlaces para accesibilidad

Sandy deja secuelas psiquiátricas

  • Voz de América - Redacción

Sandy provocó que cientos de pacientes tuvieran que ser evacuados de hospitales psiquiátricos de la ciudad, como el Bellevue.

Sandy provocó que cientos de pacientes tuvieran que ser evacuados de hospitales psiquiátricos de la ciudad, como el Bellevue.

Además de ocasionar grandes pérdidas materiales hace casi dos meses, el huracán también puso en crisis el sistema de atención hospitalaria a personas con trastornos mentales en la ciudad.

El huracán Sandy, que hace casi dos meses azotó Nueva York, ha puesto al descubierto la fragilidad del sistema de asistencia hospitalaria a los enfermos mentales e incrementado el número de personas con tales trastornos en la ciudad.

Un reportaje del diario The New York Times menciona el más reciente caso de una joven mujer que amenazó con un cuchillo de carnicería a un vecino y la policía la envió en ambulancia a la sala de emergencia psiquiátrica del hospital Beth Israel, el único de ese tipo actualmente en funciones en el bajo Manhattan.

Su caso fue el número 9 mil 548 de personas con trastornos emocionales encarado por la policía neoyorquina sólo en el mes de noviembre, una situación que de acuerdo con registros hospitalarios y psiquiatras ha empeorado desde que el huracán azotó el 29 de octubre a la ciudad.

El hospital Beth Israel experimentó ese mes 69 por ciento de aumento en los casos de emergencia.

El problema es que Sandy provocó que cientos de pacientes tuvieran que ser evacuados de grandes hospitales psiquiátricos de la ciudad, como el Bellevue y el Coney Island.

También desvertebró los servicios ambulatorios e inundó e inhabilitó docenas de asilos en la costa que albergaban a personas con trastornos mentales.

Según dijo el doctor Richard Rosenthal, médico jefe de los servicios a pacientes con problemas de conducta de Continuum Health Partners, grupo matriz del hospital Beth, ahora se ve más gente con enfermedades mentales en las calles de la ciudad.

Expertos aseguran que con un sistema que ya era frágil la situación empeoró después de que muchos pacientes bajo tratamiento fueron evacuados y enviados a vivir en albergues.

“Si ahora duermen en un gimnasio con 100 personas, eso puede volverlos realmente paranoicos”, dijo Andrew Kolodny, jefe de psiquiatría del centro médico Maimonides.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG