Enlaces para accesibilidad

San Valentín en tiempos de crisis

  • Gesell Tobías - Washington, DC

El costo de las cosas es lo de menos, lo importante es ofrecer una muestra de amor.

El costo de las cosas es lo de menos, lo importante es ofrecer una muestra de amor.

El Día de los Enamorados llega en un momento difícil por la falta de dinero. Los hispanos combaten la crisis con románticas ideas.

San Valentín o el Día de los enamorados, está aquí y nuestros bolsillos se encuentran en total crisis. Es hora de recurrir a la creatividad como último recurso para expresar el amor que sentimos por nuestra pareja.

Algunos hispanos ya se las están ingeniando para no quedar mal con el amor de su vida sin gastar un centavo o con muy poca inversión.

Llenar la casa con carteles expresando su amor y las cualidades de su marido, es la idea que Patricia Belbusti, una consejera de vivienda en Washington, utilizará para la noche de San Valentín.

“Le escribiré cuanto lo amo o muchas de sus cualidades y voy a poner un cartel en todas partes. Será como un recorrido. Desde que entre a la casa, verá un cartel en la puerta, luego en el espejo del baño, otro en la cocina, en todas partes”, dijo Belbusti a voanoticias.com.

La cantidad de luz que hay en la casa será importante para crear un ambiente romántico, según esta mujer argentina.

“Cero luces. Pondré velas por todas partes y terminaré la noche con una rica cena, algo que a mi esposo le guste”, dijo Belbusti, quien lleva más de diez años viviendo con su pareja.

Con un poco de creatividad, Belbusti asegura que hará de su casa un lugar totalmente diferente para esa noche especial, y lo mejor de todo, sin gastar una moneda.

Una cena romántica

La cena romántica parece ser la idea más popular entre aquellos que no quieren gastar mucho durante San Valentín. El secreto está en el lugar donde cenar.

La casa de su novio es el sitio perfecto para Kriscia Orellana, una estudiante universitaria de California. Ella además, tiene planeado cerrar la noche con un momento especial.

“Prepararé una cena exclusiva para él, y luego voy a rentar una buena película romántica, para que los dos nos sentemos a verla bien juntitos”, dijo Kris, como le llaman sus amistades.

Otro que prefiere la comida para complacer a su pareja es Jorge Rivas.

“No hay mucho dinero y una rica cena es una buena idea”, dijo este salvadoreño de 25 años, quien vive en Falls Church, una ciudad de Virginia.

“Lo importante de todo es la atmósfera. Voy a poner la mesa con unas velas, un mantel elegante, una botella de vino y música de fondo”, reveló Rivas.

Para Ángela Aparicio un almuerzo al aire libre, “dependiendo del clima”, es la combinación perfecta.

“Si no está muy frío me voy a llevar a mi esposo al parque, y cocinaré algo rico para él”, dijo Aparicio.

Una tarjeta romántica creada manualmente será lo que hará Beatriz Escobar.

“Voy a cortar, de algún jardín, una flor bonita para agregarla al regalo”, señaló Escobar.

Según los expertos en parejas, no se trata del costo del regalo o el presupuesto para la noche de San Valentín, sino de ofrecer un detalle, sea cual sea.

XS
SM
MD
LG