Enlaces para accesibilidad

Color de frutas y vegetales es buena señal

  • Jessica Berman

Los productos del agro de fuertes colores contienen componentes naturales llamados carotenoides.

Los productos del agro de fuertes colores contienen componentes naturales llamados carotenoides.

Investigadores creen que una dieta rica en frutas y vegetales de gran colorido podría ayudar a prevenir la denominada esclerosis lateral amiotrófica, una enfermedad casi siempre mortal.

La esclerosis lateral amiotrófica, comúnmente conocida por sus siglas en inglés como ALS, es una enfermedad neuromuscular rara pero que casi siempre tiene un desenlace fatal y no se le conoce cura.

Sin embargo, un nuevo estudio difundido por la publicación oficial de la Asociación Neurológica de EE.UU. señala que la prevención del mal podría ser algo tan simple como adoptar una dieta rica en vegetales y frutas de ricos colores.

Se cree que la enfermedad es producida en parte por daños sufridos en las neuronas motoras del cerebro y la espina dorsal.

Por razones hasta ahora desconocidas, moléculas corrosivas denominadas radicales libres afectan el sistema de mantenimiento y reparación celular del cuerpo, y ocasionan daños a las células nerviosas provocando una parálisis progresiva y eventualmente total.

Pero de acuerdo con Alberto Ascherio, profesor de nutrición en la Universidad de Harvard, comer frutas y vegetales de intenso color, como ajíes rojos, zanahorias y coles, todos ricos en antioxidantes, puede impedir o reducir el desarrollo de ALS.

Los productos del agro de color rojo brillante, naranja y también los verdes contienen componentes naturales llamados carotenoides, en especial beta-caroteno y luteína, conocidos por sus favorables efectos contra la oxidación celular.

“De modo que si es verdad que los carotenoides pueden reducir el riesgo, existe la posibilidad de que también puedan retrasar el proceso en personas que tienen la enfermedad, aunque no sabemos todavía”, indicó Ascherio.

El investigador y sus colegas analizaron datos provenientes de un millón de personas que tomaron parte en cinco grandes estudios para vigilar los cambios originados en su salud a medida que envejecían.

La información fue recopilada en institutos nacionales especializados en estudiar dietas saludables, la prevención del cáncer y otros, y eventualmente un millar de los participantes desarrollaron ALS.

“Descubrimos que el grupo de personas con mayor nivel de alimentación a base de carotenoides tuvieron alrededor de 25 por ciento menos riesgo de padecer y morir de ALS”, dijo Ascherio.

Investigadores también hallaron que los participantes en el estudio que consumieron más alimentos ricos en carotenoides tendieron a hacer más ejercicio físico y tener una dieta más rica en vitaminas C y E, aunque estas dos, dijeron, no reducen el riesgo de desarrollar ALS.
XS
SM
MD
LG