Enlaces para accesibilidad

Se mueve y se siente... controlada por la mente

  • Voz de América - Redacción

Double amputee Jason Koger from Owensboro, Kentucky, demonstrates his i-limb ultra prosthetic hands in Philadelphia, May 2, 2013.

Double amputee Jason Koger from Owensboro, Kentucky, demonstrates his i-limb ultra prosthetic hands in Philadelphia, May 2, 2013.

Dos equipos diferentes de investigadores han desarrollado prótesis que se comportan y se sienten como si fueran brazos y piernas de verdad.

Uno de los aparatos, implantado en lo que queda del hueso, da a los amputados un rango completo de movimientos usando los impulsos eléctricos del cerebro, mientras el otro invento restaura la sensación táctil.

Una de las prótesis, un brazo artificial desarrollado por investigadores suecos, se sujeta a lo que queda del hueso dentro del miembro amputado del paciente. Los electrodos implantados bajo la piel reciben impulsos motrices y los interpretan para convertirlos en movimiento.

El ingeniero biomédico Max Ortiz Catalán de la Universidad Chalmers de Tecnología en Gotemburgo, Suecia, ayudó a desarrollar el brazo artificial.

“Algunos de los músculos quedan allí. La células nerviosas están allí”, explica Catalán. “Así que podemos recoger esas señales que bajan del cerebro y usarlas para decir a la prótesis qué hacer”.

Catalán y sus compañeros describen el brazo artificial controlado con la mente que fue implantado a un conductor de camiones que perdió su brazo hace una década en la revista Sciente Translational Medicine.

Antes del implante, el hombre controlaba la prótesis de manera imperfecta, a través de electrodos colocados en la piel. Pero ahora, dice Catalán, el hombre puede hacer movimientos completamente estables y usar el brazo.

“El paciente lo usa en sus actividades de la vida diaria, y al jugar con sus hijos, y al hacer cosas en su casa y en el trabajo. Así que pasó de trabajar al 50% a estar al 100% y puede usar la prótesis todo el día”.

Catalán dice que están listos para comenzar a implantar el aparato a pacientes con brazos amputados a partir del próximo año.

Ahora imagínense una mano que tiene sensibilidad.

Sensaciones

En un segundo ensayo en la publicación, Dustin Tyler y sus colegas de la Case Western Reserve University de Cleveland, Ohio, describen cómo usaron el implante de electrodos para estimular la sensación en un miembro prostético.

“Tienen una mano artificial, pero lo que sienten es cómo si fuera su mano de verdad. Así que hemos aplicado técnicas de estimulación eléctrica directamente a los nervios que iban a los sensores en la mano real. Y así, al activarlos, su percepción es que se trata de la mano de verdad”, explica.

El aparato experimental yace dentro de una caja en el laboratorio, para decepción de los dos hombres que han sido parte del experimento durante unos dos años.

Por ahora la mano solo puede ser usada en un laboratorio, pero la meta es hacer una portátil que tenga controles, posiblemente implantados en el pecho.

XS
SM
MD
LG