Enlaces para accesibilidad

La importancia de la primera menstruación

  • Voz de América - Redacción

teens

teens

Científicos establecen la relación entre el primer ciclo menstrual y el riego de padecer del corazón o la circulación.

La mayor parte de mujeres comienzan sus ciclos menstruales a eso de los 13 años, pero un nuevo estudio sugiere que si esto sucede años antes o después, se corre el riesgo de padecer del corazón.

El estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oxford in Bretaña analiza los datos recolectados de 1,3 millones de mujeres en su mayoría blancas, en las edades entre 50 y 64 años.

Los investigadores notaron un patrón entre las mujeres que tuvieron su primer ciclo menstrual a los 10 años o antes, o a los 17 o después.

Durante los 10 años en que fueron monitoreadas, estos dos grupos tuvieron el 27% de más riego de hospitalización o muerte a causa del corazón. Hubo 16% más de hospitalizaciones o muertes a causa de apoplejía, y la alta presión llevó a un aumento del 20% en la probabilidad de hospitalización o muerte relacionadas.

Dexter Canoy, el principal autor del estudio, es un epidemiólogo cardiovascular en la Unidad de Epidemiología de Cáncer dentro del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Oxford.

Canoy afirmó que hay una fuerte relación entre la edad de la menarquia, cuando ocurre el primer período de una mujer, y los padecimientos del corazón y el riesgo de apoplejía.

Al trazarse en una gráfica, dice que se vería como una letra U, con el riesgo más alto de enfermedad cardiovascular entre las que comenzaron a menstruar a una edad muy temprana en una punta de la U, y las que lo hicieron más tarde ya de adolescentes, en la otra.

Las que comenzaron a menstruar a eso de los 13 años, lo cual es lo usual, tuvieron el menor riesgo y están representadas en la parte baja de la U.

“Sean o no delgadas, tengan sobre peso o sean obesas, siempre encontramos la misma asociación en forma de U, aun cuando se toma en cuenta, por ejemplo, que se están tomando medicamentos para la presión alta, o el colesterol alto o la diabetes. La asociación se mantiene”, dijo.

Un artículo que explica esta relación ha sido publicado en la revista de la Asociación Americana del Corazón, Circulation.

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG