Enlaces para accesibilidad

La alergia al maní puede ser vencida

  • Voz de América - Redacción

La alergía al maní es una de las alergias más comunes y peligrosas entre los niños estadounidenses.

La alergía al maní es una de las alergias más comunes y peligrosas entre los niños estadounidenses.

Un estudio en niños británicos que sufren alergia al maní demostró que la mayoría puede superar su grave intolerancia con un programa de seis meses de exposición gradual a la leguminosa.

Lena Barden, de 11 años, fue una de 85 infantes expuestos sostenidamente a una cantidad cada vez mayor de maní, y ahora puede comer cinco por día sin ningún efecto negativo.

Barden, es una de medio millón de víctimas con alergia al maní en el Reino Unido.

Cuando era expuesta a maní contenido en frascos de comida sin etiqueta, solía sentir los efectos casi Inmediatamente.

“Usualmente mis labios se inflaman, siento una especie de hormigueo en mi lengua, mi lengua se agrieta, comienzo a jadear y empiezo a sentir obstruida la garganta", describe Barden.

Sin embargo, ahora ella puede tolerar la leguminosa al haber sido expuesta a pequeñas pero incrementadas dosis de proteína de maní en un estudio de seis meses en el Hospital de Addenbrook, en Cambridge.

El doctor Andrew Clark dijo que 85 niños participaron en el estudio y al final, 84 por ciento de ellos podía comer cinco maníes enteros diariamente.

“Tomamos esta harina de maní, que está triturada, y la alimentamos al paciente muy gradualmente usando un cantidad muy diminuta para comenzar, la octava parte de un maní, y les damos esa cantidad todos los días, y la aumentamos cada dos semanas por tres o cuatro meses, hasta que ellos pueden comer maní regularmente", explicó Clark.

El maní es la mayor causa común de reacciones alérgicas fatales a alimentos. Los que la padecen esta alergia deben leer bien todos los ingredientes de las etiquetas de comida, y llevar consigo un antídoto auto inyectable en caso de consumo accidental.

A Lena todavía no le gusta el sabor del maní, pero sabe que tiene que seguir comiendo cinco maníes diarios para mantener su tolerancia.

“Antes de comenzar la prueba no podía consumir nada, ni siquiera algo que tuviera trazas de maní. Luego me empezaron a dar dos miligramos de maní, que aparentemente es la septuagésima parte de un maní mezclada con yogur para no sentirlo nada, y luego me duplicaron la dosis cada dos semanas y desde entonces, hace dos años, he estado comiendo cinco maníes diarios, lo que viene a ser bastante bueno", dijo esta niña.

Pero para cualquiera que quiera tratar esta terapia por si solo en casa, Andrew Clark dice que no lo haga, que auto medicarse puede ser fatal, aunque señala que si se hace responsablemente en un entorno clínico, dicho tratamiento podría poner fin a años de sufrimiento a los que padecen este tipo de alergia.
XS
SM
MD
LG