Enlaces para accesibilidad

Joven ruso se queja de padres estadounidenses

  • Voz de América - Redacción

Decenas de personas salieron a las calles de Moscú, la semana pasada, para oponerse a las adopciones de niños rusos a familias estadounidenses.

Decenas de personas salieron a las calles de Moscú, la semana pasada, para oponerse a las adopciones de niños rusos a familias estadounidenses.

Un adolescente adoptado por una pareja estadounidense regresó a Rusia, después de quejarse que su familia adoptiva lo trataba mal y que vivía en las calles de Filadelfia, y tenía que robar para sobrevivir, de acuerdo a informes de medios estatales de comunicación rusos.

Las alegaciones de Alexander Abnosov, de 18 años de edad, probablemente causarán indignación en Rusia por la suerte de niños rusos adoptados por estadounidenses.
Es un encono que el Kremlin ha alentado cuidadosamente para justificar su controversial proscripción de adopciones de parte de estadounidenses.

El Canal Uno de Rusia y Televisión Rossiya, medios controlados por el estado, reportaron el martes que Abnosov regresó de un suburbio de Filadelfia a la ciudad de Cheboksary, frente al río Volga, donde vive su septuagenaria abuela.

Los medios televisivos rusos identificaron al adolescente como Alexander Abnosov, pero también lo exhibieron mostrando un pasaporte de Estados Unidos con el nombre de Joshua Alexander Salotti.

Hace solo una semana Rusia criticó a EE.UU. por no incriminar a los padres de un niño ruso de tres años adoptado por una familia de Texas que murió misteriosamente.

“Ocurre que el niño murió y los padres adoptivos no son los culpables de ello”, dijo en ese momento Konstantín Dolgov, jefe del Departamento de Derechos Humanos del Ministerio de Exteriores ruso.
XS
SM
MD
LG