Enlaces para accesibilidad

Adiós a los dolorosos clavos metálicos

  • Voz de América - Redacción

Reparar un hueso roto puede traer tantos problemas, como el hueso roto en sí. Ahora hay otra opción, la utilización de materiales biodegradables.

El pasado fin de semana, el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, se fracturó la pierna, en un accidente ciclístico, en Europa.

Se espera que el estadista se recupere por completo, pero arreglar la fractura puede involucrar más que un simple yeso protector.

Roturas complicadas pueden requerir objetos metálicos para mantener estable el hueso.

No obstante, Prashant Kumta presenta otra opción.

“El sueño del médico clínico es minimizar el tiempo requerido del paciente para permanecer en el hospital”, dijo Prashant Kumta, de la Universidad de Pittsburgh.

Kumta y su equipo de estudiantes graduados, diseñan materiales creados en una impresora 3D, que combinan perfectamente con el cuerpo del paciente y que son biodegradables, utilizando materiales que pueden ser absorbidos y descargados por el cuerpo.

En este caso se utilizan aleaciones de magnesio y hierro y, en vez de tinta, el cartucho utiliza un pegamento especial.

La computadora envía directrices para mezclar las diminutas gotas con el polvo mineral.

El resultado es una pieza original, construida, una capa a la vez.

El equipo también experimenta con el fosfato de calcio, que puede ser inyectado para rellenar espacio entre huesos fracturados, fijado en su sitio, por un tornillo biodegradable.

“La plancha fijadora proveerá la fuerza mecánica necesaria para sostener la carga, mientras el relleno provee ayuda para la sanación y la formación del hueso”, explicó Kumta.

El especialista dice que el esfuerzo es revolucionario con un pronóstico beneficioso para el paciente, dándole, a la propia habilidad regenerativa del cuerpo, un método más efectivo de “autocurarse”.

XS
SM
MD
LG