Enlaces para accesibilidad

Revelan más detalles sobre la "Casa del Terror"

  • Voz de América - Redacción

La "Casa del Terror" en Cleveland, donde fueron encontras las tres mujeres secuestradas durante una década.

La "Casa del Terror" en Cleveland, donde fueron encontras las tres mujeres secuestradas durante una década.

Hambre, cadenas, violaciones y abortos sufrieron durante una década las mujeres secuestradas por Ariel Castro en Cleveland, Ohio.

Dos de las tres mujeres secuestradas durante una década regresaron a sus hogares y abrazaron a sus padres y familiares, mientras más detalles sobre “la casa del terror”, como ha llamado la prensa a la casa de Ariel Castro, han salido a la luz.

Las tres víctimas, secuestradas por separado en los alrededores entre 2002 y 2004, fueron mantenidas y completamente aisladas del mundo exterior durante su cautiverio, y fueron halladas vivas cuando los vecinos escucharon gritos de ayuda de una de ellas, Amanda Berry, en la primera oportunidad que tuvo de liberarse en los 10 años que estuvo cautiva.

El concejal de la ciudad de Cleveland, Brian Cummins, que dijo que había leído parte del informe policial de la investigación inicial, dijo que se encontraron cadenas y múltiples seguros en la parte externa de las puertas que daban al sótano y al ático de la casa donde las tres mujeres fueron retenidas durante largos períodos, atadas con cuerdas y cadenas y ocasionalmente sin comer.

Añadió que las víctimas estaban separadas entre sí en la casa hasta que su captor llegaba a tener suficiente confianza en su control sobre ellas para permitirlas que se mezclasen.

Cummins relató también que una de las tres mujeres – aparentemente la mayor, Michelle Knight, ahora de 32 años - había sufrido al menos cinco abortos involuntarios, de los que han acusado a Castro de inducirlos por hambre y golpes en el abdomen durante semanas.

Solo Berry, de 27 años, pudo concebir y dar a luz una niña, ahora de 6 años, con la ayuda de las otras dos mujeres que la asistieron durante el alumbramiento para el cual se utilizó una piscina de plástico infantil inflable en la Navidad de 2006
.
Se cree que las tres mujeres no han salido al exterior en 10 años, y que sólo abandonaron los confines de la casa en dos ocasiones, para entrar en un pequeño garaje anexo disfrazadas con pelucas y sombreros.

Ayer jueves, sin embargo, todo fue alegría cuando Berry y su hija llegaron a la casa de su hermana y Gina DeJesús, de 23 años, a la de su madre en dos momentos captados por la televisión nacional.

La tercera de las mujeres, Michelle Knight, la única que fue secuestrado cuando ya era mayor de edad aún no se ha reunido con su madre que vive en Miami.
XS
SM
MD
LG