Enlaces para accesibilidad

Obama se reúne con congresistas hispanos

  • Voz de América - Redacción

El presidente Barack Obama se reunió en la Casa Blanca con miembros del Caucus Hispano del Congreso sobre las medidas que está pidiendo al solucionar la crisis fronteriza.

El presidente Barack Obama se reunió en la Casa Blanca con miembros del Caucus Hispano del Congreso sobre las medidas que está pidiendo al solucionar la crisis fronteriza.

El presidente Barack Obama se reunió con miembros del Caucus Hispano del Congreso para tratar la crisis fronteriza.

El presidente Barack Obama se reunió en la Casa Blanca con miembros del Caucus Hispano del Congreso para tratar las medidas que está pidiendo al los legisladores para solucionar la crisis fronteriza.

Tras la reunión, el congresista demócrata Luis Gutiérrez señaló que Obama les escuchó “como presidente y como padre […] y nos dijo que quiere entrar en un dialogo más amplio”, en relación a la forma de solucionar la crisis en la frontera por la llegada de menores solos.

“Salgo de la reunión con el corazón lleno de esperanza y de posibilidades”, dijo Gutiérrez.

Antes de la reunión, un comunicado del Caucus Hispano señaló que los miembros abordarán “la necesidad de garantizar la protección del debido proceso para los niños”.

La controversia radica en un cambio a la ley de víctimas de trata de 2008. La ley actual permite deportar rápidamente a jóvenes mexicanos, pero no así a los centroamericanos.

La ley tiene como consecuencia dejar que los jóvenes permanezcan en el país por años, ya que sus casos se procesan en tribunales de inmigración que tienen muchos procesos atrasados.

Un plan de republicanos de la cámara baja y un proyecto de ley bipartidista propuesto por legisladores de Texas busca cambiar la ley para permitir que los centroamericanos sean deportados rápidamente.

La Casa Blanca no ha adoptado una posición sobre las propuestas del Congreso.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo que la administración apoyaría cambios que aceleren la deportación de los que cruzan la frontera, siempre y cuando sus derechos sean protegidos, pero la administración Obama no ha dado detalles sobre la forma que podría funcionar.

Sin embargo, la solicitud del presidente Barack Obama de deportar más rápidamente a los jóvenes que cruzan la frontera sur del país ha experimentado recientemente una creciente resistencia de parte de algunos miembros del Partido Demócrata.

Gran parte de los $3,7 mil millones de dólares solicitados por Obama al Congreso para enfrentar la crisis se utilizaría para aumentar la vigilancia en la frontera y para abrir centros de detención para los menores no acompañados, la mayoría de los cuales provienen de Honduras, El Salvador y Guatemala.

La congresista Linda Sánchez dijo que Obama estuvo abierto al diálogo. “Queremos apoyar al presidente en su solicitud de recursos, por lo que pedimos que [la crisis de menores en la frontera] sea tratado caso a caso”.

El representante Joaquín Castro dijo que Obama aseguró al grupo que los derechos al debido proceso de los menores de edad no se verán afectados.

Por el momento, el aumento de los menores en la frontera ha tenido prioridad sobre la cuestión más amplia de otorgar estatus legal a los inmigrantes que ya están en el país.

"Podemos hacer justicia a ambas situaciones", dijo Castro después de la reunión con Obama. "Es sin duda hacer malabares con dos bolas a la vez, pero podemos lograrlo''.

En un comunicado posterior a la reunión, el caucus informó que tanto el presidente como la colectividad siguen "instando a los republicanos a trabajar [...] en la búsqueda de una solución global [al] sistema de inmigración de nuestra nación.


XS
SM
MD
LG